Abbati, Giuseppe

Italiano.........................................................................................................................................Macchiaioli

Nápoles, 13 de enero de 1836 - Florencia, 21 de febrero de 1868

Comenzó su carrera artística bajo la orientación de su padre, el pintor Vincenzo Abbati; sigue a la familia primero a Florencia en 1842 y después a Venecia desde 1846 a 1858, donde estudia en la Academia di Belle Arti con los maestros Grigoletti y Bagnara. En ese periodo entra en contacto con los pintores Telémaco Signorini y Vito d'Ancona. En 1858 la familia Abbati está nuevamente en Nápoles, donde el año siguiente Giuseppe expone en la muestra del Reale Museo Borbonico el cuadro “La Cappella di San Tommaso d'Aquino in San Domenico Maggiore” y conoce a los pintores Bernardo Celentano y Domenico Morelli. En 1860 se une a los garibaldinos en la Spedizione dei Millee, perdiendo un ojo en la batalla del Volturno

Autorretrato de Giuseppe Abbati

A fines de ese año se traslada a Florencia, frecuentando el lugar de reunión artistico del Caffè Michelangiolo junto con los pintores Telemaco Signorini, Vincenzo Cabianca, Odoardo Borrani, Vito D'Ancona, Serafino De Tivoli y el critico, colleccionista y mecenas Diego Martelli; de 1861 es la pintura “Il chiostro di Santa Croce”.

Abbati de garibaldino

En 1863 en las Promotoras de Torino y  de Florencias expone pinturas ejecutadas ‘en plain air’: “Dintorni di Firenze”, “L'ora del riposo”, “Arno presso Firenze”, “Motivo presso Castiglioncello”, “Ulivi del Monte alle Croci”; en 1864, en Brera, presenta “Il lattaio di Piagentina”.

Participa en 1866 en la III Guerra de Indipendencia, enrolándose como ‘volontario bersagliere’; es hecho prisionero en la batalla de Custoza e internado en Croacia. De regreso en Florencia en diciembre de 1866, se trasladó a la finca de Diego Martelli en Castelnuovo della Misericordia. Mordido por su propio perro Cennino el 13 de diciembre de 1867, murió dos meses más tarde de hidrofobia en el Hospital de Florencia.

Integró el grupo de artistas innovadores que desarrollaron el estilo Macchiaioli, (manchaditos). Abbati muere muy joven, sin embargo alcanza la maestría interpretando el deseo de abandonar la escuela clásica, y propone junto sus pares, una pintura que difiere abiertamente con el purismo académico propio de la época. 

Tomando como referencia el estilo Impresionista de Gustave Courbet, los Macchiaioli desechan la pintura realista y ponen en marcha un estilo basado en la reproducción de los claroscuros para lo cual utilizan pinceladas que semejan manchas de color. Esta característica les permite reflejar en sus obras lo que un observador ve a primera vista. Libre del agobio de un trazo realista, Abbatti es maestro. En sus obras no escatima esfuerzos para reproducir hasta lo más distante. Esto denota un conocimiento acabado de la perspectiva, puesto que consigue reflejarla de forma íntegra a pesar de utilizar una gráfica no tradicional. Su técnica de aplicación del color (manchar), es por demás evolucionada, y al mismo tiempo, presenta la transparencia de un esfumado renacentista.