Anderson, Karl James

Estadounidense................................................................................................................................Post-Impresionista

Sun Morning; Oxford Butler County, Ohio, 13 de enero de 1874 - Westport, Fairfield County, Connecticut, 18 de mayo de 1956

Hijo de Irwin [Erwin] McLain Anderson, un talabartero nacido en el Sur y de Emma Jane Smith, de ascendencia austriaca, Carl Anderson fue el mayor de cinco hermanos y dos hermanas, algunos de los cuales mostraron interés temprano en las artes. Mientras Karl (nombre que adoptó más tarde) llegaría a ganar fama como pintor, su hermano Sherwood (1876-1941) llegó a ser un dramaturgo prominente y escritor de novelas, poesías e historias cortas. Que Anderson estaba destinado a seguir una carrera artística quedó claro durante su juventud, pues mientras servía un aprendizaje con un talabartero empezó a dibujar en las paredes de la tienda de su patrón. Luego de esto trabajó para un pintor de casas y artista aficionado de retratos, que le enseñó los rudimentos del dibujo a cambio de limpiar su estudio.

Karl James Anderson

Mientras asistía a la escuela secundaria en Clyde, Ohio, donde la familia se mudó en 1884, estudió privadamente con John B. Tichenor en 1891, después de lo cual fue a Cleveland y se mantuvo retocando fotografías viejas, mientras asistía a clases vespertinas de retrato con creyón en la Cleveland School of Art (1891-92).

Alrededor de 1893 Anderson había ahorrado bastante dinero para trasladarse a Chicago, donde continuó su entrenamiento en la escuela del Instituto de Arte de Chicago bajo John H. Vanderpoel (1893-97) y  James Earle Fraser. Dibujante dotado, empezó a recibir encargos de ilustración en 1894, llegando a unirse a la empresa de J.C. Mantz & Company en 1896. Dos años después aceptó un puesto como ilustrador residente para la Woman’s Home Companion en Springfield, Ohio.  Durante estos años, Anderson produjo también ilustraciones para otras revistas importantes, entre ellas Scribner’s, Collier’s Weekly, Vanity Fair y el Saturday Evening Post. 

Karl James Anderson

Aunque el trabajo de Anderson como ilustrador era lucrativo, era estéticamente insatisfactorio; su deseo real era hacerse un verdadero artista. En 1900 navegó a París, refinando sus habilidades como pintor de la figura humana en la Académie Colarossi y la Académie Julian. También frecuentó el estudio del pintor de  Art Nouveau Alphonse Mucha. En el verano de 1901 fue a Egmond, Holanda, matriculándose en clases de pintura al aire libre dirigidas por el pintor americano expatriado George Hitchcock, cuya propensión hacia los colores luminosos y las formas decorativas influyó en el estilo de pintura de Anderson.

Anderson volvió a América en 1904, trabajando como ilustrador en Nueva York, mientras pintaba en su tiempo libre. El 1 de septiembre de 1904  se casó en Washington County, Ohio, con Helen H. Edgerton Buell, con quien tuvo dos hijos, Alice Melissa y James Buell Anderson. En 1909 regresó a Europa y estudió independientemente en España e Italia antes de ir a Francia. Un giro en su carrera ocurrió por el verano de 1909, cuando, por invitación del pintor americano Impresionista de figuras Frederick Frieseke, hizo una extensa visita a la colonia de artistas de Giverny. Influenciado por el estilo Impresionista decorativo de su amigo y su énfasis en la figura femenina, Anderson pintó atractivas modelos en soleadas escenas al aire libre, trabajando a menudo en el jardín de Frieseke. Mucho de su tiempo lo dedicó a "The Idlers: August" (1909 - Valparaiso University Art Museum, Indiana), una de sus mejores pinturas conocidas, que ganó medalla de plata en la Carnegie Internacional Exhibition de 1910. 

Anderson volvió a Nueva York a comienzos de 1910. En enero de ese año tuvo una importante muestra de dos artistas (con Edmund Greacen) en la Madison Gallery de Nueva York, donde exhibió sus recientes telas de Giverny. Una exhibición sólo en la Knoedler Gallery ese mismo año también ayudó a afianzar su lugar en los círculos de arte nacionales. Después de recibir varios encargos del General Charles C.  Dawes de Chicago, Anderson pudo dejar el trabajo de la ilustración para pintar a tiempo completo. En 1912 se estableció en Westport, Connecticut. Trabajando en un estudio sobre Narrow Rocks Road, pintó desnudos, retratos, temas maternales y costumbristas con armonioso simbolismo. Uno de los pocos artistas locales capaz de mantenerse solamente por medio de la pintura en caballete, fue apodado el “decano de los Pintores de Westport.”

Los años 1910  y 1920 fueron los mejores para Anderson. Tuvo muestras sólo en la Thurber Galleries in Chicago (1910, 1911, 1913), la Gage Gallery en Cleveland (con Lawrence Mazzanovich) (1913, 1914), el Rowfant Club en Cleveland (1913), Durand Galleries en New York (1925), Grand Central Art Galleries en New York (1927-28, 1931, 1934) y  Ferargil Galleries (1929) en New York, entre otros. También contribuyó regularmente a los anuarios nacionales, ganó premios tales como el Lippincott Prize en la Pennsylvania Academy of the Fine Arts (1916), la French Gold Medal en el Art Institute de Chicago (1918), y la Medalla de Oro en el National Arts Club (1920).  En Nueva York perteneció a las organizaciones profesionales más prominentes de su tiempo, incluyendo Allied Artists of America, la National Academy of Design, el National Arts Club, el Salmagundi Club, y la Society of Illustrators.

Mount Grove Cemetery, Bridgeport, Connecticut, donde está enterrado Karl James Anderson

Durante los años treinta, Anderson hizo viajes de pintura a la región de la Bahia St. Paul  de Québec junto con otros artistas de Westport, como Edward Boyd. Sus actividades durante este periodo también incluyeron pintura de murales decorativos para la oficina  de correos de Bedford, Ohio y West Haven Connecticut y enseñanza en la National Academy of Design (1931-44). Anderson murió en un sanatorio de Westport a causa de un derrame cerebral, después de sufrir un golpe. Tres días después fue enterrado en el Mount Grove Cemetery, Bridgeport, Connecticut.

Su trabajo está representado  en grandes colecciones públicas a lo largo de los Estados Unidos, incluyendo el Art Institute de Chicago; el Cleveland Museum of Art; el Los Angeles County Museum of Art; el Museum of Fine Arts. Boston; la National Academy of Design, New York; el National Arts Club, New York; el National Museum of American Art, Washington, D.C.; y la Pennsylvania Academy of the Fine Arts, Philadelphia, entre muchos otros.

Entre los muchos talentosos Impresionistas surgidos del Medio Oeste a fines del siglo XIX, Karl Anderson disfrutó una carrera exitosa como pintor de la figura humana. Su obra incluye retratos y escenas costumbristas, pero era más conocido por sus pinturas de mujeres encantadoras tomando té o relajándose en escenas manchadas de sol. Las pinturas de Anderson fueron alabadas por críticos contemporáneos que admiraron sobre todo su “color delicioso y el movimiento extasiador del dibujo”. También se decía que sus óleos llevaban una belleza fragante, a lo que Anderson contestó: “Si esto es verdad o no, es la fragancia de la belleza invisible de la vida lo que debe gustarme expresar”.