André, Albert

Francés................................................................................................Neo Impresionista

Lyon, 24 de mayo de 1869 - Laudun, Gard, 11 de julio de 1954

Nacido en Lyon, donde su padre tenía una fábrica de sombreros de seda, se educó en el Lycée de Lyon, pero pasó sus vacaciones en Laudun (Gard) donde su familia poseía viñedos y una morada magnífica del siglo XIX.

Desde muy niño, sus estudios se orientan hacia el dibujo y más tarde, alrededor de 1885, hacia la creación de proyectos para los negociantes en seda de Lyon, la industria principal de la ciudad. Pero ante su falta de entusiasmo por esta actividad, su familia accede a enviarle a París, para que se dedique en serio a la pintura.

Albert André pintando en su taller, por Auguste Renoir

Llega a la capital probablemente en 1889 y se matricula en la Académie Julian en 1890, en la que traba amistad, entre otros, con Paul Ranson (miembro del grupo de los Nabis), conoce a Valtat, Maurice Denis y Bonnard, alumnos también del curso Julian, y se integra en el movimiento de los post Impresionistas. También establece amistad con Georges D'Espagnat y Henri Bataille.

Desde 1894, Albert André participa en el Salón de los Independientes en el curso del cual cinco de sus telas son admiradas por Auguste Renoir, que lo recomienda al célebre vendedor de cuadros Pablo Durand-Ruel, que será su futuro marchante y compra sus cuadros. Así comienza una verdadera carrera; luego entre 1895 y 1901, participa en salones diversos tales como el Salón de los Cien, el Salón de los Independientes, la exposición de Arte Nueva en los salones del Hotel Bing. Familiar de la revista Blanche, ilustra ciertos textos y organiza en 1902, una retrospectiva del pintor Francisco Vernay en los locales de la revista En 1904, participa en el Salón de la Estética Libre en Bruselas luego en el Salón de Otoño, al cual lo invitó Paul Signac. Este último también le propone volverse miembro del Salón de Otoño.

Colabora con Toulouse-Lautrec en la realización de los decorados de Chariot de terre cuite (obra vanguardista que se representa en el Théâtre de L'Ouvre). Con Maurice Denis, Bonnard y Vuillard (todos ellos miembros del grupo de los Nabis), expone en la sala de Bing, el gran marchante de arte japonés e inventor del estilo Art Nouveau. Tras su consagración, en 1904, gracias a su primera exposición individual en la galería Durand-Ruel, se suceden las exposiciones y los encargos. Figura, junto a Monet, Cézanne, Renoir y Pissarro en la exposición titulada Natures Mortes (Durand Ruel, 1908); le encargan un gran panel decorativo para el pabellón francés de la Exposición Universal de Turín; lo eligen para participar en L'Interprétation du midi en el salón para celebrar el vigésimo aniversario de La Libre Esthétique de Bruselas (1913) y alcanza un gran éxito en Estados Unidos con su primera exposición individual en Nueva York (Durand Ruel, 1912).

Luego vendrían la guerra y por fin la desmovilización en 1917; después se traslada a Endoume, cerca de Marsella, donde el artista, que ha recuperado la alegría de pintar, firma algunos de sus lienzos más hermosos (“El día del armisticio”, “Paseo por Endoume”, “Terraza a orillas del mar”).

Laudun siempre fue una fuente de inspiración; pintaba sobre todo en el taller, a partir de sus recuerdos como sus amigos Impresionistas. Después de la primera guerra mundial vuelve a Laudun. En su gran casa familiar, recibe a sus amigos, en particular a Renoir, con quien mantiene una amistad hasta la muerte de aquel. Animado por Renoir, da un nuevo impulso en el museo de Bagnols-sur-Cèze, y será su conservador desde 1917 hasta 1954. Organiza una retrospectiva en 1921, tres años después de la muerte del maestro Renoir en la galería Durand-Ruel. Después del incendio del museo de Bagnols-sur-Cèze en 1923, su amigo Bonnard, Elie Faure, Durand-Ruel, Monet, Marquet, Signac, Valtat… le ofrecen obras para su "museo de las paredes vacías".

Además de ser un pintor talentoso y exitoso, Albert André era un escritor respetado y conservador del museo de Bagnols-sur-Cèze. La monografía de André titulada "Renoir" (1919) es una de las referencias contemporáneas más exactas del trabajo del artista. Biógrafo y retratista de Renoir anciano, al que pinta en escenas de conmovedora autenticidad, lo será también de Monet. Esta obra es la única escrita por un francés en vida del artista.

Poco a poco, su paleta, tan viva en los primeros tiempos, se va templando. Pero Albert André permanece fiel a sí mismo, a su sentido de la intimidad, a los interiores acogedores, a los objetos familiares, flores, jarrones, muebles, espejos, ventanas abiertas a Laudun.

Murió a la edad de 85 años, en vísperas de su exposición en Aviñón. El Salón de Otoño le consagra una retrospectiva el año siguiente. La obra de Albert André reune más de 3500 óleos, dibujos y acuarelas repartidas en los museos de Bagnols-sur-Cèze, Saint-Denis, Montbéliard, Montpellier y en los Estados Unidos. Su hija, Jacqueline Besson, perpetúa su memoria en la casa familiar de Laudun.