Barbier, André Georges

Francés..........................................................................................................................................Impresionista

Arras, 24 de enero de 1883 - París, 1970

Barbier nació en una familia adinerada de abogados. A la edad de veinte años, Barbier dejó Arras y se estableció en París en el Quai aux fleurs, y en el mismo año, 1903, exhibió cuatro pinturas en el decimonono Salon des Independants.

Como tantos pintores de su tiempo, adoptó el estilo de vida itinerante, viajando entre París, las afueras de París, la costa de Normandía y la Riviera, además de sus viajes al extranjero, sobre todo a Italia.

Retrato de André Georges Barbier por Georges d'Espagnat

Siguiendo a sus ilustres predecesores, Courbet, Corot y Monet, fue a Etretat para pintar La Manneport y L'Aiguille. Los blancos acantilados, las playas pedregosas y el mar con sus cambiantes tonos le cautivaron. En 1916 un gran evento tuvo lugar en la vida de Barbier, cuando conoció a Claude Monet y le envió regalos de fruta, flores y una de sus pinturas. Monet respondió con un regalo de tres pasteles, y nació una amistad que duraría hasta la muerte de Monet en 1926. Ambos artistas se unieron en un punto similar de operación  artística, en particular en la creación de series de temas.  Como muchos de sus contemporáneos, fue atraído también por Normandía y Bretaña, pero también la Costa Azul y otros lugares para compartir con amigos y artistas para exhibir juntos.

Sus pinturas se mostraron en el Salon des Independants y el Salon d'Automne. Sobre todo aquéllos llevados a cabo en colores delicados disfrutan hoy de gran popularidad, porque muestran una proximidad atmosférica a la obra de Monet.

Debido a su riqueza, muchas de las obras de Barbier han permanecido en su familia, pero hoy sus pinturas son ampliamente coleccionadas en América y Europa y han sido compradas recientemente por miembros de las familias reales de Monaco y Bélgica.

André Barbier exhibió en el Salon des Independants desde 1903 a 1914 y finalmente entre 1967 y su muerte. Desde 1924 expuso en el Salon des Tuileries. En 1926 expuso una retrospectiva en la Société des Indépendants y en 1937 en la Exposición Internacional. Barbier utilizaba su propio estilo distintivo para esbozar, en un parpadeo azul-púrpura, algunas formas vagas enterradas bajo una luz muy delicada en un tono monocromo hábil y discreto.

Otros polos de la cultura también lo atrajeron: además de Claude Monet fue un conocido de Claude Debussy y de Paul Valery. Nació y vivió pintor, expresando en sus paisajes, con una precisión sutil, la exactitud de las atmósferas al mismo tiempo que la delicadeza de su sensibilidad. Por él ha continuado la tradición de los Impresionistas: estaba bien vivo ante nuestros ojos en las exposiciones de sus obras que una vez hicieron Durand-Ruel y Katia Granoff en París y Honfleur.

Las obras de arte de Barbier se conservan en colecciones públicas tan  importantes como el Musée des Beaux-Arts, Lyon; Musée Jean de La Fontaine, Château-Thierry; Musée du Louvre département des Arts graphiques, Paris; Musée national Magnin, Dijon.