Bazille, Jean Frédéric

Francés

Montpellier, 1841 - †Beaune-la-Rolande, 1870

Nació en el seno de una familia acaudalada de gran espíritu artístico, que dio apoyo financiero a algunos jóvenes artistas Impresionistas que revolucionaban la pintura francesa. Estudió medicina en París, pero abandonó la carrera por su gran pasión: la pintura y se hizo miembro del grupo de los Impresionistas siendo muy joven, cuando entró en el estudio de Charles Gleyre en París. Gleyre era un pintor suizo que había enseñado a Whistler y a muchos otros de los Impresionistas. Gleyre animaba hacia la pintura al aire libre, que era un aspecto importante de la tendencia Impresionista. Bazille entró en su estudio en 1862, aunque poco antes de que este se cerrara definitivamente. En el estudio de Gleyre conoció a Monet, Renoir, Caillebotte y Sisley, de quienes se hizo gran amigo y con los cuales formó la escuela de pintura Impresionista, revolucionaria para la época de fines del siglo XIX.

Autorretrato de Bazille con paleta

Bazille fue líder de este movimiento artístico. Aunque Bazille pintaba al aire libre en Fontainebleau y en Normandía con Monet y Renoir, y fuera fuertemente influenciado por sus amigos Impresionistas, permaneció notablemente fiel a los estilos y los temas más tradicionales de la pintura, prefiriendo los retratos y la figura humana en los paisajes.

Retrato de Bazille por Auguste Renoir

 

Es un Impresionista neto, a diferencia de la pintura realista que trata de incorporar hasta el mínimo detalle, los cuadros de Bazille, pertenecen a una época en que los ciudadanos europeos aumentaron su ritmo de vida, comparado con épocas anteriores.

El tiempo se hizo escaso y el detalle en la pintura fotográfica, para muchos artistas, dejó de ser tan importante. De ahí el florecimiento de este movimiento pictórico, que refleja un contenido realista y al mismo tiempo incorpora la pincelada subjetiva, que obliga al observador a tomar distancia de la obra para apreciarla debidamente. 

Sus temas son monumentales y dramáticos, y él aplicó aquel espíritu tanto a temas modernos como convencionales. Su brochazo era libre y poderoso; bajo la influencia de Manet modeló sus figuras con gran vigor y audacia.

En los últimos años 60 algunas pinturas de Bazille fueron aceptadas en el Salón parisiense. Su pintura más conocida, "Reunión familiar”, un retrato de grupo en un ambiente exterior, fue mostrada en el Salón en 1868. En 1870 el Salón rechazó "La Toilette", un trabajo figurativo más convencional. Bazille fue muerto en acción durante la Guerra franco-prusiana.