Béraud, Jean-Georges

Francés

San Petesburgo, Rusia, 12 de enero de 1849 - †París, 4 de octubre de 1935

Nacido en Rusia, mientras que su padre, escultor, llamado también Jean, probablemente trabajaba en las obras de la Catedral de San Isaac. Su madre, Geneviève Eugénie Jacquin, enseñó a sus dos hijas, Adrienne y Estelle.

Los gemelos Jean y Mélanie vinieron al mundo el 12 de enero de 1849. Después de la muerte de su padre en 1853 la familia dejó San Petersburgo para volver a París. En un primer tiempo, Jean Béraud no pareció seguir el camino de su padre, puesto que después de pasar su adolescencia en el liceo Bonaparte (rebautizado hoy Liceo Condorcet), se inscribió en la facultad de derecho en Paris, decidido a ser abogado.

Jean Béraud

Pero terminados sus estudios se volcó hacia la pintura después de la Guerra franco-prusiana y a partir de 1871 estudió durante dos años en la Ecole des Beaux-Arts bajo Léon Bonnat. Ocupa un atelier en el barrio de Montmartre. Desde el año 1873 abandona el atelier del maestro y expone en el Salón, el gran rendez-vous anual del arte, lugar del reconocimiento por parte de sus pares, pero también de escándalos. Hizo sus primeras armas con retratos de hombres, mujeres y niños, antes de arriesgarse, en 1875 con un tema mitológico, una Léda. No es todavía sino un retratista más, conocido por sus cuadros que retratan la vida cotidiana de París durante la Belle Époque.

Pero sólo empezó a ser famoso en 1876, gracias a la primera escena callejera parisiense, su cuadro «Le Retour de l'enterrement» y a la originalidad del tema: después de la ceremonia fúnebre, parientes y amigos del difunto regresan a sus actividades, un hombre encendiendo un cigarrillo, los otros conversando. La vida retoma su curso.

Jean Beraud fotografiado en su estudio

En el curso de los años 1880, su notoriedad no deja de aumentarse. Como consecuencia del éxito, es víctima de un asunto de falsificación que concierne a su obra «Le Retour de l'enterrement». Exhibió en el Salón oficial entre 1873 y 1889, luego desde 1890 a 1929 en el Salón de la Sociedad Nationale. Miembro de la Societè Francaise des Pastellistes en 1885.

Muchos pintores Impresionistas huyeron de Paris y su turbulencia hacia el campo. No así Jean Beraud. Como buen ciudadano el trató a través de sus pinturas de captar la vitalidad de la vida urbana; desde Champs-Elysées a los Halles, de Montmartre a los quais de Seine. Frecuentó salones de moda y recibió muchos encargos para retratos, pero fue principalmente conocido por sus pinturas relativas a la vida parisiense de finales del siglo XIX, en que a menudo combinaba la realidad de su observación con una nota de humor.

 
Jean Béraud joven

También hizo pinturas de temas religiosos h.1891-1901, que despertó controversia debido a su práctica de representar escenas bíblicas con vestimentas contemporáneas, creando una atmósfera evocadora del trabajo de los artistas del siglo XVII de la Europa del norte. Las pinturas de esta clase, como “María Magdalena en Casa de los Fariseos” (1891; París, Mus. d'Orsay), fue considerado bastante escandaloso al ser expuesto. Se le concedió una medalla de oro en la Exposición Internacional de París de1889.

Muy activo en el medio del arte, participó en 1890 en la creación de la Société Nationale des Beaux-Arts, en compañía de Rodin, de Meissonier y de Puvis de Chavannes. Es nombrado oficial de la Légion d'Honneur en 1894, y empieza a exponer habitualmente en el extranjero. En febrero de 1897, Marcel Proust le pide ser uno de sus testigos para un duelo que lo enfrenta al escritor Jean Lorrain, a raíz de un articulo que considera injurioso, titulado Les Plaisirs et les Jours -.

Después de la primera guerra mundial, Beraud abandona más aun a su generación. Muere en su domicilio parisiense y es enterrado en el cementerio de Montparnasse, al lado de su hermana gemela Mélanie, desaparecida en 1927 y de su madre. Desde el año siguiente, el Museo Carnavalet rinde homenaje al más parisiense de los pintores de la Belle Epoque.