Bernard, Émile Henri

Francés

Lille, 28 de abril de 1868 - París, 16 de abril de 1941

Hijo de un empleado de la industria textil. En 1870, debido a la Guerra Franco-Prusiana, la familia se mudó a St. Aignan (cerca de Rouen), donde nació en 1871 su hermana Madeleine. En 1876 la familia se trasladó a Loos (cerca de Lille) y prosperó económicamente.

Émile Henri Bernard

El año siguiente Émile asiste al Collège de la Monnaie en Lille y como su hermana estaba enferma, no pudo recibir atención por parte de sus padres, por lo tanto se quedó con su abuela materna, Sophie Bodin-Lallement, que era dueña de una lavandería en Lille, empleando a más de veinte personas. Uno de sus inquilinos animó a Bernard a dibujar y su abuela fue una de los más grandes defensores de su arte. La familia se trasladó a París en 1878, donde Émile asistió al Collège Sainte-Barbe. Comenzó sus estudios en la École des Arts Décoratifs. En 1881 Émile comenzó a estudiar en el Colegio Sainte Barbe en Fontenay-aux-Roses, y en el otoño se trasladó a la sucursal de París del mismo colegio. Se convirtió en amante de la poesía. Durante las vacaciones de verano de 1882 a 1884, Émile copiaba las obras maestras del museo de Dunkerque, así como grabados de Honoré Daumier y Gustave Doré, e hizo bosquejos de la vida.

En 1884 se alojó cerca de Asnières (un barrio de moda de París), discutió con su padre por querer dedicarse a la pintura, y en septiembre entró en el muy conocido taller de Fernand Cormon, donde experimentó con el Impresionismo y el puntillismo y entabló amistad con los compañeros artistas Louis Anquetin y Henri de Toulouse-Lautrec. Después de haber sido suspendido de la École des Beaux-Arts por "mostrar tendencias expresivas en sus pinturas", recorrió a pie Bretaña, donde se enamoró de la tradición y el paisaje. En agosto de 1886, Bernard conoció a Gauguin en Pont-Aven. En este breve encuentro intercambiaron poco sobre arte, pero esperaban reunirse de nuevo. Bernard decía, mirando hacia atrás en ese momento, que "mi propio talento ya estaba completamente desarrollado". Él creía que su estilo habría jugado un papel considerable en el desarrollo del estilo maduro de Gauguin.

Retrato de Émile Bernard por Toulouse-Lautrec

Bernard pasó septiembre de 1887 en la costa, donde pintó “La Grand mère”, un retrato de su abuela. Continuó hablando con otros pintores y empezó a decir cosas buenas de Gauguin. Bernard regresó a París, y junto con Van Gogh, quien como ya se dijo quedó impresionado por su obra, encontraron un restaurante para mostrar su trabajo junto con las obras de Van Gogh, Anquetin, y Toulouse Lautrec en la avenida de Clichy. Van Gogh, llamó al grupo la Escuela de Petit-Boulevard. Un año más tarde, Bernard partió hacia Pont-Aven a pie y vio a Gauguin. Su amistad y relación artística se fortalecieron rápidamente. En ese momento Bernard había desarrollado muchas teorías acerca de su obra y lo que quería que fuera. Dijo que tenía "un deseo de [encontrar] un arte que sería de la más extrema simplicidad y que fuera accesible a todos, a fin de no practicar su individualidad, sino en conjunto ..." Gauguin estaba impresionado por la capacidad de Bernardo para verbalizar sus ideas.

1888 fue un año crucial en la historia del arte moderno. Desde el 23 de octubre hasta el 23 de diciembre Paul Gauguin y Vincent van Gogh trabajaron juntos en Arles. Gauguin había traído  su nuevo estilo de Pont-Aven, ejemplificado en “Visión del sermón”, una poderosa obra de simbolismo visual de la que ya había enviado un dibujo a Van Gogh en septiembre.

También trajo “Le Pardon de Pont-Aven” de Bernard, que había cambiado por uno de sus cuadros y que utilizó para decorar el taller compartido. Este trabajo fue igualmente sorprendente e ilustrativo del estilo con que Émile Bernard ya había familiarizado a Van Gogh cuando le envió un lote de dibujos en agosto, hasta el punto de que Van Gogh hizo una copia en acuarela del "Pardon" (diciembre de 1888) que envió a su hermano, para recomendar que el nuevo estilo de Bernard fuera promovido. Al año siguiente, Van Gogh todavía recordaba vívidamente la pintura en su retrato escrito de Émile Bernard en una carta a su hermana Wil (10 de diciembre de 1889): "... era tan original que a toda costa quería tener una copia".

Retrato de Émile Bernard por Louis Anquétin

En 1891 Bernard se unió a un grupo de pintores simbolistas que incluían a Odilon Redon y Ferdinand Hodler. En Mayo de 1892 se realiza la segunda exhibición de Peintres impressionistes et symbolistes en Le Barc de Boutteville; donde figura una pintura de Bernard. En 1893 comenzó a viajar a Egipto, España e Italia, y después de esto su estilo se hizo más ecléctico. El 1 de julio de 1894 se casó con Hannénah Saati, de ascendencia libanesa, y comenzó a vivir como un árabe, mientras se dedicaba a la lectura de los Padres de la Iglesia (San Agustín, Santo Tomás de Aquino) y filósofos como Hegel, Aristóteles y Platón, para  inspirarse. Aún contaba, en cierta medida, con el apoyo de su familia. En 1895 nació el primer hijo de Bernard, Otse, y el pintor recibió el encargo de los frescos para la capilla de la Catedral de la Virgen de El Cairo, buscando inspiración en la obra de Miguel Ángel. En 1896, a causa de su difícil situación financiera viajan a España, llegando a Granada en agosto y a Sevilla en diciembre. Hannénah se enferma de tuberculosis.

En la primavera de 1897 Bernard conoce al pintor español Zuloaga; después del nacimiento de un Segundo hijo, Fortunato, regresan al Cairo para vivir con la familia de Hannénah. Ambos hijos mueren de tuberculosis poco después. En 1898 nace un tercer hijo, Odilon. Bernard participa en el Salon de l'Art Religieux y publica el primero de 17 volúmenes de poesía. Además, comenzó una serie de obras importantes sobre la vida del Cairo.

En 1899, en una exhibición en honor de Odilon Redon, organizada por de La Rochfoucauld y realizada en la galería de Durand-Ruel, Bernard exhibe un tapiz y un panel de armario. En 1900, viajando hacia Francia, la familia se aloja en Venecia por un tiempo antes de regresar al Cairo a causa de una enfermedad de Odilo. El niño murió poco después de llegar, pero un cuarto hijo, Antoine, nació el mismo año. En 1901, impulsado por de La Rochefoucauld, Bernard fue a Francia por tres meses, expuso en la galería de Ambroise Vollard y se encuentra (no por primera vez), con el poeta y agente teatral Paul Fort, involucrándose con su hermana Andrée, que lo acompañaría al Cairo. En 1902 nace su hija Irène, con Hannénah.

Émile Henri Bernard y Vincent van Gogh

En marzo de 1903, después de fundar Le Parnasse, una breve publicación de opinión, Bernard se trasladó a Venecia, acompañado por Andrée, Irène y Antoine. Regresó al Cairo en octubre para separarse definitivamente de Hannénah y regresar a Francia, llevándose a los dos niños con él. En 1904, en camino a París, Bernard se detuvo para una visita en la casa de Cézanne en Aix-en-Provence, y a continuación decidió establecer su residencia más o menos permanente en Tonnerre-sur-Yonne (Borgoña), mientras que pasaba el invierno en Nápoles.

A su regreso de Nápoles se reunió de Nuevo con Cézanne. La Rénovation esthétique fue fundada para propagar los puntos de vista católicos cada vez más reaccionarios. Viajó a partir de entonces principalmente entre París y Tonnerre y produjo una vasta producción de ensayos críticos de arte, poemas, obras de teatro, ilustraciones de libros, pero también pinturas (hacia 1910, en su mayoría paisajes). Alrededor de 1907, visitó a Andries Bonger en Holanda y lo retrató a él y a su esposa. En 1908, expuso tres de sus pinturas en la exposición Post-impresionista en Praga, después de haber sido invitado por Milos Martin, quien admiraba su arte. En 1910, tuvo una sala completa en el Musée Baudouin (París) para exponer su obra orientalista. En ese momento, trabajando en su carrera, apenas se preocupaba de Andrée y los niños. En diciembre de 1911, la herencia tras la muerte de su padre le permitió una vida mejor.

En 1913, habiéndose enamorado de la persa Armène Ohanian, vivió con ella en Villeneuve-les-Avignon durante tres años, donde decoró la iglesia con frescos. Además, creó grabados en madera de Les Amours de Ronsard, Les Fleurs du mal, y François Villon. Después que Armène lo dejó, se quedó en Tonnerre hasta el final de la guerra. En 1919 regresó a París y vivió con una señora Duchateau y su hija Irène. Instalado en Italia, donde era muy respetado, expuso en la Bienal de Venecia de  1922 y en  1923 en la Bienal de Roma. Las principales obras creadas durante ese período fueron “Le Christ guérissant les malades”, “Les Héros et les dieux”, “Le Doute”, “La Construcción du temple”. Habiendo dejado Italia a fines de 1925, viajó por el valle del Loira, dio charlas y organizó conferencias sobre arte.

Émile Henri Bernard - h. 1892

En 1938 se casó con Andrée Fort, pero prefirió vivir solo en Pont-Aven hasta 1940. Bernard murió en su estudio en 15, quai Bourbon en Paris; Maurice Denis pronunció una oración durante su funeral en Île-Saint-Louis

Bernard teorizó un estilo de pintura con formas atrevidas separadas por contornos oscuros que se conoció como cloisonnisme. Su obra mostró tendencias geométricas que insinuaban influencia de Paul Cézanne, y colaboró ​​con Paul Gauguin y Vincent van Gogh. Muchos dicen que es Anquetin, el amigo de Bernard, quien debe recibir el crédito por esta técnica del "closisonisme". Durante la primavera de 1887, Bernard y Anquetin "se volvieron en contra del Neo-impresionismo". También es probable que Bernard fuera influenciado por las obras que había visto de Cézanne.

Simbolismo y motivos religiosos aparecen tanto en la obra de Bernard como en la de Gauguin. Durante el verano de 1889, Bernard estaba solo en Le Pouldu y comenzó a pintar muchos lienzos religiosos. Estaba molesto porque tenía que hacer el trabajo comercial al mismo tiempo que quería crear estas piezas. Bernard escribió sobre su relación con el estilo del simbolismo en muchas cartas, artículos y declaraciones. Decía que era de una esencia cristiana, lenguaje divino. Su concepto del simbolismo era que a través de las ideas, no la técnica, se encuentra la verdad. Menos conocida es la obra literaria de Bernard, que comprende obras de teatro, poesía y crítica de arte, así como declaraciones históricas de arte que contienen información de primera mano sobre el período crucial del arte moderno al que Bernard había contribuido.