Boner, Victor

Francés

Loudéac, Côtes-d'Armor, Bretaña, 1871  - Rennes, 1951 

Pintor autodidacta influenciado en un comienzo por el barroco. “La Sapinière” es una obra de juventud representativa del périodo de Loudéac de Victor Boner. Representa un paisaje cerca de Saint-Maudan, donde al artista le gustaba pasear antes de instalarse en Rennes (Ille-et-Vilaine).

Vista de la villa de Loudèac

Victor Boner se dio a conocer rápidamente como pintor y se le encomendaron trabajos de decoración para iglesias y castillos de la región. Miembro de la sociedad artística y literaria de Bretaña desde 1905 y miembro de la sociedad arqueológica de Ille et Vilaine, expuso en numerosas manifestaciones regionales.

Desde 1915 a 1918 se desempeñó como profesor interino en la Ecole des beaux-arts de Rennes. De 1927 a 1932, expuso paisajes de Bretaña y escenas folclóricas en Paris en el Salón des Artistes Indépendants. Fue admitido en 1934 en el Salon des Artistes Français. Paralelamente a sus acuarelas representando escenas de campesinos bretones, grupos de cabañas y marinas, Victor Boner ejecutó diversas pinturas murales especialmente en las iglesias de Etrelles, Cossé-le-Vivien, Saint-Caradec y Le Quillio. El cuadro de la Iglesia de Saint-Caradec es una copia de una pintura italiana ejecutado por Boner por orden de de la sacristía.

Sus pinturas más conocidas son: “Le Vieux Pont de Cesson”, “Église Saint-Étienne et vieilles échoppes”, “Église Saint-Lunaire”. También firmó un vitral de la iglesia de Querrien y un fresco histórico en Quillio. Su hermano Pierre, que lo ayudaba a veces, también era pintor y decorador de iglesias.

Exponiendo cada año en el Salon de Rennes así como en el salon des Indépendants de Paris, vivió de su arte. Este se caracteriza por acuarelas delicadas y pinturas al óleo. El  museo de Bretaña, en Rennes, posee tres de sus pinturas, y la ciudad, donde murió en 1951, ha dado su nombre a una calle.