Bracquemond, Marie

Francesa

Morlaix, Finistére, 1 de diciembre de 1841 - †Sèvres, 1916  

Pintora de retratos, paisajes, flores, acuarelista, grabadora, ceramista. Nacida Marie Quiveron-Pasquiou, según otros en Argenton cerca de Quimper, Bretaña. Su padre, un capitán de mar, murió poco después de su nacimiento y su madre volvió a casarse. Su juventud la pasó en la región del Jura de Suiza y en Auvergne en el Macizo Central, y eventualmente instalada en Étampes, al sur de París, donde comenzó a estudiar dibujo con un cierto Wassor. A la edad de dieciséis años envió dos dibujos al Salón de París.

Marie Bracquemond

En gran parte autodidacta, Marie recibió en un comienzo asesoramiento y crítica de Ingres, a quien fue recomendada y que la aceptó como alumna. Más tarde recibió consejos  de Gauguin y de Sisley.

Fue admitida en el Salón de 1857 (donde expuso esporádicamente hasta mediados de los años 1870) y se le encomendó copiar cuadros de los grandes maestros en el Louvre. Estaba en el Louvre, copiando una obra de Rembrandt, cuando conoció al talentoso grabador Félix Bracquemond. Se casaron en 1869, y comenzaron sus vidas artísticas juntas. Tuvieron un hijo, Pierre, el 30 de enero de 1870, más tarde pintor de temas alegóricos, retratos e interiores.  Con su marido conoció a Courbet, Edmond de Goncourt, Degas, Manet, Fantin-Latour, Paul Gauguin, pero al que admiró siempre y el que la influenció duraderamente fue Claude Monet. Aunque Félix tenía contactos entre artistas contemporáneos y críticos, incluyendo a los Impresionistas, siempre se opuso a su estética y desalentó la carrera de su esposa. En 1871, se mudaron a Sèvres, donde Félix fue designado director artístico y posteriormente jefe del estudio Auteuil de la fábrica Haviland Limoges.

Marie Quiveron-Pasquiou Bracquemond

Bracquemond ha permanecido como la menos conocida del grupo de mujeres Impresionistas, a pesar de que produjo igualmente admirables pinturas. Whitney Chadwick atribuye esto a la desgracia de Bracquemond de no tener apoyo económico ni cultural para nutrir su habilidad artística. Tanto Eva Gonzalès como Marie Bracquemond fueron influenciadas por el estilo Impresionista y produjeron obras enfocadas hacia escenas domésticas tal como las pintadas por Cassatt y Morisot.

El gusto de Félix Bracquemond se dirigió hacia los trabajos conservadores de Bonvin y Ribot, mientras Marie se inclinó hacia los trabajos de Alfred Steven, que representaron a mujeres vestidas a la moda. Durante los años 1870, Marie quedó fascinada con los trabajos de Monet y Renoir, vistosos y llenos de luz. En 1871, los Bracquemond se mudaron a los suburbios de París, específicamente la rue Brancas en Sevres.La salud del pequeño Pierre no era ideal, y el aire fresco fuera de la ciudad fue una bendición.

Las pinturas de Marie estaban mucho más cerca de las ideas generales de Impresionismo que las de su marido, hecho del cual el parece haber estado consciente; su hijo Pierre, uno de sus partidarios más leales, notó que él estaba celoso de sus logros, raras veces mostraba sus trabajos a su opinión artística y se resentía de cualquier crítica que ella pudiera aventurar sobre sus pinturas. Ella era una especie de prisionera, y muchos de sus trabajos más bellos (por ejemplo “Sobre la Terraza en Sèvres”, 1880, Musée du Petit Palais, Ginebra) fue pintado en su propio jardín. Ella fue una entusiasta partidaria de las doctrinas Impresionistas y expuso en las muestras de 1879, 1880 y 1886.

Marie Bracquemond au chevalet, por Edouard Dammouse

El célebre crítico de arte Gustave Geffroy describió una vez a Marie Bracquemond como "una de las tres grandes damas del Impresionismo". Sin embargo, comparada con las otras dos, María Cassatt y Berthe Morisot, Marie Bracquemond ha sido a menudo relegada a una mera nota a pie de página en la historia del Impresionismo. Ella fue eclipsada por su marido, Félix, quien, según la leyenda, tenía una personalidad bastante autoritaria. Félix se opuso fuertemente a la técnica floja y a la pintura exterior practicada por los Impresionistas (lo que es irónico, puesto que él mismo expuso en tres de las ocho exhibiciones Impresionistas).

Las obligaciones de la vida familiar le impidieron relativamente una práctica constante de la pintura. Continuó sin embargo grabando algunas tablas de sus íntimos, pintando a la acuarela los paisajes donde permanecía, o los retratos de los familiares. La hermana de Marie, Louise, que vivió con los Bracquemond, despreciaba el tratamiento de Felix hacia Marie, y fue uno de sus más grandes apoyos. Sin embargo, debido a las objeciones de su marido, Marie Bracquemond dejó de pintar totalmente alrededor de 1890. Ella no fue tan prolífica como sus contemporáneos, y su lugar en la historia ha sufrido por consiguiente.

Marie colaboró en proyectos con su marido en Haviland y produjo sus propias cerámicas, incluyendo una aclamada serie titulada Musas, que fue mostrada en la Exposition Universelle de París en 1878. Su bosquejo para Musas, mostrada en la exposición Impresionista de 1879, llamó la atención de Degas. También creó dibujos para la revista de vanguardia La Vie moderne. A pesar de las objeciones de su marido, Bracquemond abrazó el Impresionismo alrededor de 1880 y participó en tres de las famosas muestras del grupo (1879, 1880, y 1886). El período Impresionista de Marie Bracquemond duró hasta 1890 cuando, por la insistencia de su marido, abandonó la pintura totalmente, produciendo solamente unas pocas acuarelas y dibujos hasta su muerte en 1916. Aunque sólo creara alrededor de 100 pinturas en su carrera, debe ser incluida entre los grandes del Impresionismo.