Brandon, Jacob Émile Édouard

Francés..............................................................................................................................Impresionista

Paris, 3 de julio de 1831 - París, 20 de mayo de 1897.

Jacques Emile Edouard Brandon, también conocido como Jacob Émile Édouard Pereira, nació en París, Francia, de padres de ascendencia judía sefardí, comerciantes de vinos de Burdeos.

Museo del Arte e Historia del Judaísmo - París

Según otra versión su padre, Elie Péreira-Brandon, era un comerciante parisiense de arte. Jacob estudió desde 1849 en la École des Beaux-Arts de París bajo la dirección de Antoine Alphonse Montfort, después con François-Édouard Picot y con Jean-Baptiste Corot. Con este último llegó a ser muy cercano y juntos pintaban al aire libre, especialmente con ocasión de su estadía en Ville d’Avray, donde Brandon hizo un dibujo a lápiz de Corot, refiriéndose a sí mismo humorísticamente como “mozo” de Corot. Viajó a Roma en 1856, donde entró en contacto con Edgar Degas y durante los más de seis años en ese país se encontró varias veces con Corot, a quien compró doce cuadros para su colección.

Volviendo a Francia, en 1863, su elección previamente cristiana de los temas en sus obras del Salon se desplazó hacia temas judíos, poniendo de relieve la importancia cultural de la herencia judía en Francia. Un ejemplo de estas obras es “La oración del Shemá”, que es una sección de la Torá, dicha por la mañana y por la noche y, a menudo considerada como la parte más importante del servicio de oración en el judaísmo. Sus obras expuestas en el Salon des Artistes le brindaron medallas en 1865. Sin embargo, si la mayoría de ellas se ocupa de temas cristianos, muchas otras, en su mayoría fechadas entre 1867 y 1883  están relacionadas con los lugares de culto y las ceremonias del judaísmo, o más precisamente del israelismo sefardí, en Francia, en Bélgica y en los Países Bajos.

A partir de 1860, Brandon pintó, de hecho, temas relacionados con el judaísmo, especialmente escenas de estudio (“Un rabbin avec des enfants”, 1869) y sinagogas. Hizo varios viajes a Bélgica (Bruselas, Amberes) y a los Países Bajos (Amsterdam). Tanto en París como en  Amsterdam o Bruselas, son los judíos “portugueses” los que atraen su atención. En 1867 fue galardonado con una medalla en el Salón de París por “Le Sermon du jeûne d’Ab”, también conocido como “Le Sermon du daïan Cardozo”, que representa al rabino David ben  Ya'aqob López Cardozo (Amsterdam, 1808-1890), famoso talmudista y predicador oficial de la gran sinagoga portuguesa de Amsterdam.

Es una visión interior iluminada de manera espectacular de una de las sinagogas más famosos y pintorescas de Europa (consagrada en 1675). El sermón está siendo entregado por el distinguido talmudista David de Jahacob López Cardozo (1808-1890), que fue nombrado "Bet Din ab" de la sinagoga portuguesa en 1839. Otra pintura de este interior es "La synagogue portugaise d'Amsterdam". En 1898, el cuadro fue ofrecido al Louvre por la viuda del artista. Guardado en la alcaldía de Sollacaro (Córcega) en 1933, se le otorgó en depósito al Museo del Arte e Historia del Judaísmo en 1994. Conocido por sus pinturas de temas judíos Bíblicos y tradicionales, también pintó cuadros de género, pinturas históricas y paisajes. Brandon estaba particularmente interesado en la captura de la vida judía. Estaba instalado plenamente en el mundo del arte francés, en estrecha colaboración con e influenciado por artistas tan famosos como Camille Corot y Edgar Degas.

Brandon estaba fascinado por el poder arquitectónico y estético de la sinagoga y sus imponentes escenas ilustran el significado físico de la sinagoga en la vida judía. Brandon fue el primer artista judío en considerar la sinagoga no sólo como un lugar de oración y meditación religiosa, sino también como un templo de culto estético y experiencia. Brandon también tenía estrechos vínculos con los pintores de la escuela de Barbizon pintando en plein air en los alrededores de Barbizon y Fontainebleau. Esta nueva generación de pintores del siglo XIX, siguiendo el Romanticismo y el Impresionismo anteriores, deseaba desprenderse de las tradiciones académicas y pintar la naturaleza como ellos la experimentaban.

En 1874, Edgar Degas lo hace participar  en el primer Salón Impresionista, donde presenta “Scène dans une synagogue”  (o Lectura de la ley). Su maestro Corot también lo aproximó al círculo de Barbizon.

La primera parte de la obra de Brandon se hace eco de un entusiasmo de la sociedad  cultivada del Segundo Imperio por la representación de temas cristianos y por la arquitectura monumental de los interiores de las iglesias. Allí consigue una primera notoriedad. Dedica varias pinturas a la vida de Santa Brígida de Suecia. Su pintura “La Charité de sainte Brigitte”  le valió el encargo de la decoración de la pared del oratorio de Santa Brígida en Roma, de la que un cuadro se encuentra en la Biblioteca Nacional de Francia. Su colección y su taller se encuentran dispersos luego de la venta del 13 y 14 de diciembre de 1897. El crítico de arte Roger Leon-Miles (1859-1928) adquirió varias obras, incluyendo el portafolio de 187 bocetos y estudios reunidos en 59 tableros por los cuidados del artista. Los descendientes de León Roger-Miles cedieron estos dibujos al Museo del Arte e Historia del Judaísmo, donde se conservan cinco obras del artista, entre ellas tres pinturas: "Le Sermon du jeûne d’Ab”,  “À la synagogue” (1875) y “La Synagogue”  (1870).

Forma, con Edouard Moyse, y Alphonse Levy "la tríada mayor, en Francia, de los pintores judíos del judaísmo en el siglo XIX". Sin embargo, también pintó temas cristianos y participó en la decoración monumental de edificios religiosos católicos.