Courbet, Gustave

Francés.................................................................................................................................Pre-Impresionista

Omans, 10 de junio de 1819 -†La Tour-de-Peliz, Verey, Suiza, 31 de diciembre de 1877 

Hijo de un rico granjero, se radicó en París en 1840 para estudiar la carrera de leyes; sin embargo, se dedicó a pintar, copiando las obras maestras del Museo del Louvre. Su formación pictórica es clásica y se interesa por Caravaggio, Velázquez, Rembrandt y Van Dyck. Sin embargo fue un artista adelantado a su tiempo; un pintor plenamente moderno, provocador, libertario y vital, polémico e incomprendido en su época, a quien no podemos dejar de mencionar como uno de los precursores del Impresionismo.

Gustave Courbet

Rompió con las convenciones académicas de representación de la realidad, para entregarla tal como es, es decir, sin los aditamentos de la idealización, el tema literario o la amabilidad de lo pintoresco. En el año 1850 expuso “Los picapedreros”, representación de unos obreros arreglando una carretera y escandalizó a los académicos con su obra de gran formato “Entierro en Ornans” (1850, Museo d'Orsay, París), en la que un grupo de campesinos rodean una tumba.

Museo Gustave Courbet en París

En 1855 organiza, en la Exposición Universal de París, un pabellón exclusivo para su obra denominado "Le Réalisme", descontento con la representación que se le había adjudicado. El pabellón muestra, entre otras obras, su famoso cuadro "El estudio del pintor"(1855, Museo d'Orsay), que subtituló “Alegoría real sobre siete años de mi vida artística”.

Publicó un manifiesto en el que exponía su credo social y realista sobre el arte y la vida. Su estilo se caracterizaba por una gran técnica, composiciones sencillas, y gruesos trazos de pintura muy empastada. Luchó contra la clasificación en géneros y trató simplemente de mostrar la realidad. Considera que su deber es plasmar las desigualdades sociales en sus lienzos.

 
Gustave Courbet fotografiado por Nadar

Fue nombrado por la Comuna de París en 1871 director de los museos de la ciudad, logrando salvar las colecciones del Louvre del incendio de las Tullerías y del saqueo de las masas. Tras la derrota de la Comuna, fue acusado de permitir el derribo de la columna triunfal de Napoleón ubicada en la Plaza Vendôme; por ello fue encarcelado el 7 de junio de 1871 en la prisión de Sainte Pélagie y condenado a pagar la reparación.

Sus cuadros y bienes fueron incautados, fue difamado, insultado y víctima de las más crueles sátiras, impidiéndosele exponer y condenándolo al pago de una multa de 300.000 francos. En 1873 le obligaron a expatriarse y se trasladó a Suiza donde continuó pintando hasta el día de su fallecimiento.

Su obra más emblemática y transgresora, “El origen del mundo”, que hoy cuelga en el Museo de Orsay, fue pintada para Kahil-Bey, un diplomático otomano, y redescubierta en la década de 1950 en un anticuario por la esposa del psicoanalista Jacques Lacan.

Esta pintura, que muestra en primer plano el pubis de una mujer, es hoy un icono en materia de libertad sexual en pintura y ha servido de inspiración a numerosos artistas.