Delpy, Hippolyte Camille

Francés

Joigny, Borgoña, 6 de abril de 1842- †París, 4 de junio de1910

Delpy provenía de una familia moderadamente rica de Joigny, en la región de la Borgoña francesa.

Pasó su niñez en esta ciudad antes de asistir a la escuela primaria de San André y más tarde estudiando en el Colegio San Jacques en Auxerre.

Su padre, Etienne Delpy, era un farmacéutico que, como muchos padres que han establecido un respetado negocio familiar, estaba interesado en tener un hijo que siguiera sus pasos y tomara la dirección del negocio de la familia.

Retrato de Camille Delpy

Aunque ya había mostrado su propensión hacia la pintura, no fue sino hasta que conoció al respetado pintor de paisajes Charles-Francois Daubigny, un amigo de la familia, a través del cuñado de Etienne, el grabador Lavoignant, que Hippolyte fue influido a fondo en el logro de sus intereses artísticos. Desde 1847 en adelante, Daubigny siguió pasando más tiempo con la familia, incluso permaneciendo con ellos durante sus períodos de vacaciones. Bajo la influencia de Daubigny, Delpy fue enviado a París para ejercer la pintura a la temprana edad de dieciséis años. Reconociendo la naturaleza precoz de Delpy, Daubigny emprendió por sí mismo la educación del artista, un acto excepcional para un artista que muy rara vez, si es que alguna, entrenó a otros estudiantes. Varias noches durante la semana, Delpy iría al estudio de Daubigny, donde recibiría críticas inestimables de uno de los maestros de la pintura paisajística. Mientras París ofrecía a los artistas que se desarrollan un período de aprendizaje en uno de muchos talleres, Delpy siguió a Daubigny a Auvers-sur-Oise donde ambos viajaron a lo largo del río en el famoso "Le Bottin" de Daubigny, el pequeño barco que llegó a ser el estudio de Daubigny y esencialmente su residencia a veces durante varias semanas.

En 1862, Delpy fue llamado para cumplir sus deberes militares, que lo mantuvieron ocupado hasta julio de 1863, después de lo cual Daubigny lo presentó a Corot, cuyo taller en la rue Paradis Poissonnière de París comenzó a frecuentar Delpy. Corot era una figura influyente en la escena artística Parisina; uno de los primeros artistas en presentar al público del siglo diecinueve pintura paisajista que estaba, en su mayor parte, desprovisto de narrativa histórica. Aunque estos años que trabajó bajo el amparo de Corot y Daubigny tuvieron importancia crucial para establecer el estilo de Delpy, poco se conoce sobre este período de su vida. No fue sino hasta 1869, el año de su primera entrada en el Salón, que el nombre de Delpy comienza a ser continuamente reconocido entre los de aquellos otros artistas principales del siglo diecinueve.

 Aparte de la aceptación por primera vez en el Salón, el año 1869 fue marcado para Delpy por extensos viajes, un modelo que había sido establecido tempranamente y  permanecería como una característica constante de su vida. Dividió su tiempo entre sus dos maestros, Al comienzo del año reuniéndose con Corot en la Ville d'Avray y más tarde volviendo a la compañía de Daubigny en Auvers, donde encontró a varios otros artistas, incluyendo a su futuro suegro, Aman Cyboulle, un pintor de flores. Intercalado entre estos períodos de estudio del paisaje, se las arreglaba para volver a Joigny para pasar un tiempo con su familia.

Firma de Camille Delpy

Aunque su primera entrada en el Salón, "Un Déjeuner de Carême, chez mon père" (Almuerzo de Cuaresma, en la casa de mi padre), una naturaleza muerta, es su experiencia en el estudio de Corot y junto a Daubigny pintando al aire libre, el joven artista había comenzado su camino al éxito artístico. Su debut en 1869 comenzaría una carrera en el Salón que se extendió por más de 40 años.

Durante el curso del año siguiente y en 1871, Francia se vio envuelta en la guerra franco-prusiana, que suspendió el Salón de 1871. Cuando el Salón fue restablecido el año siguiente, 1872, los artistas debieron enfrentarse con un jurado cada vez más severo, que rechazó casi 4,000 pinturas, incluyendo las de Delpy. Enfrentados con crecientes obstáculos, varios artistas se unieron y presentaron una solicitud ante el Presidente de la República pidiendo permiso para abrir un Salón para aquellos a quienes no se permitió la entrada en el Salón oficial, y también protestando porque ningún artista del paisaje formara parte del jurado del Salón. La carta fue firmada por nombres tan influyentes como Daubigny, Corot, Honoré Daumier, Theodore Frère, y Edouard Manet. Delpy estaba también entre los protestadores. Aunque este Salón no tuviera fines financieros, el primer Salón des Refusés realmente tuvo lugar en 1873, aunque Delpy, enfurecido por la pérdida anterior, no participó.

Hacia 1873, Delpy se había trasladado otra vez, esta vez a Auvers, en parte debido a Daubigny. Delpy también encontró a Pissarro y Cezanne en Auvers. La influencia de Daubigny sobre las pinturas de Delpy no pasó desapercibida a los críticos de su tiempo, y así un crítico, que escribía para Le Courrier de Joigny (el 30 de mayo de 1874), el periódico de la ciudad natal de Delpy, comentaba: "El Sr. Camille Delpy es alumno de Daubigny. Esto es evidente. Esta pintura está llena de frescura: la exactitud de los colores, la precisión de las formas, la armonía perfecta del todo hace este paisaje muy agradable. Cuando uno ve lo que el artista ha hecho de ello, uno tiene ganas de comprar un boleto en estación de tren de St. Lazare e ir a Auvers".

Aunque Delpy fuera a menudo ensombrecido por su famoso maestro, él eventualmente se haría aprobar por su propio talento, por la propia "atractiva melancolía" (La France, 10 de abril de 1875) que podía encontrarse en sus pinturas. Un crítico, que escribe en La République Française (14 de febrero de 1876), escribió conmovedoramente que "el Sr. Delpy se ha revelado como un joven pintor de paisaje que combina el estilo poético de Corot con el estilo más naturalista de Daubigny en un camino que no excluye su propia personalidad." Quizás el aspecto melancólico presente en su trabajo podría ser vinculado a la muerte de uno de sus queridos maestros, Corot, quien murió ese mismo año. En 1874 se casó con Louise Berthe Cyboulle. Durante su matrimonio ella fue una fuente de incomparable felicidad para él, y muchos de sus trabajos están llenos de luz y armonía.

Delpy, a pesar de la muerte de su segundo maestro y la subsiguiente muerte de su primer maestro, Daubigny, viajó extensamente durante el año 1875, pero volvió a París donde  permaneció un corto tiempo, hasta 1876 cuando viajó otra vez a Bois-le-Roi, cerca de Fontainebleau. Este fue un período de tensión financiera en la vida de Delpy y se vio forzado a organizar una venta de sus pinturas en el Hotel Drouot, de las que 37 eran paisajes, 7 marinas y 4 paneles decorativos.  La venta fue un éxito y cada una de las 45 pinturas presentadas para la subasta fue vendida. Solamente tres años más tarde, sin embargo, Delpy se encontró en la misma posición financiera e hizo otra venta pública en el Hotel Drouot, esta vez conformada de treinta y cinco pinturas, todo lo cual fue vendido. A través de varios años  siguió sometiendo pinturas a los Salones así como manteniendo su agenda de viajes ocupada. El éxito de cada una de sus subastas públicas refleja la popularidad de este pintor de paisaje durante un período en que muchos otros artistas de paisaje compitieron por igual atención.

En 1883, Delpy participó en una ingeniosa exposición titulada "El Salón de las Artes Incoherentes", organizado para ayudar a los pobres de París, que tuvo lugar en la Galería Vivienne. Mostrando la más alta incoherencia, Delpy expuso una lona vacía, sólo con caracteres pintados sobre el marco. Su única participación en este tipo de muestras sugiere que Delpy estaba dispuesto a burlarse de las instituciones por las que ganó su reputación. El año siguiente, 1884, Delpy vio continuado éxito en el Salón anual, con elogiosos comentarios sobre su cuadro "Les Bords du Morin a Esbly (Seine-et-Marne)".

Durante la última mitad de los años 80, Delpy conoció a Théo Poilpot quien lo animó a ir a Washington D.C., donde podría trabajar con un grupo de artistas sobre un panorama que representa la Batalla de Manassas durante la Guerra civil en Virginia. Los panoramas se habían convertido en un acontecimiento sumamente popular y provechoso en ciudades en todas partes de América y Europa. Después de la exposición del panorama en Washington, este fue presentado en Nueva York, donde obtuvo un considerable éxito. Volvió a París para presentarse en la Exposición Universelle de 1889, a la que envió tres pinturas y donde se le concedió una mención honrosa por el conjunto. Durante ese mismo año él también presentó su primera muestra en una galería, la de los Artistas Modernos en la rue de la Paix. En 1894 expuso en la Galerie Georges Petit, una de las galerías más importantes de París.

En 1900, cuando Delpy había expuesto prolíficamente tanto en los Salones anuales como en galerías locales, comenzó a trabajar más a menudo en su estudio en vez de directamente al aire libre. Participó en el Salón de 1900, donde recibió una medalla de segundo premio, además de la participación en la Exposición Universal. Luego, durante varios años, Delpy comenzó también a exponer en Salones provinciales, como el de Nantes. En 1908 organizó dos  muestras en galerías, una en la Galería Haussmann y otra en la Galería Grafton de Londres.

Hacia 1909, cuarenta años después de su estreno en el Salón, la salud de Delpy comenzó a deteriorarse cada vez más, obligándole a quedarse en la cama durante varios meses. Expuso por última vez en el Salón de 1910 mostrando "Paysans Fuyant devant l'Inondation a Mortot" (Campesinos escapando de la Inundación en Mortot), poco antes de morir.

Barbizon, Fontainebleau, Auvers, París, Bois-le-Roi, l'Oise, Dieppe, Honfleur, El Havre - esta lista representa solamente un ejemplo de las muchas ciudades a las que Hippolyte-Camille Delpy se escapó en busca de un paisaje idílico conveniente para el tema de sus pinturas. El modo de vivir itinerante de Delpy, típico de otros pintores de paisaje, lo llevó a todas partes de Francia y Holanda, Inglaterra, y hasta los Estados Unidos.

Un pintor de paisaje en la tradición de los artistas Barbizon del siglo diecinueve de Francia, Delpy tuvo la oportunidad de estudiar con dos de los pintores de paisaje mejor establecidos, Jean-Baptiste-Camille Corot, y Charles-Francois Daubigny, cuyos enfoques individuales al representar la naturaleza indudablemente suministraron al joven artista  una oportunidad única de aprender de dos perspectivas artísticas -una del padre fundador de la pintura paisajística, Corot; y el otro, Daubigny, un acercamiento más contemporáneo basado en las interpretaciones más realistas del escenario natural. A través de toda su carrera, Delpy se mantuvo como discípulo de la naturaleza, registrando su verdadera y realista personalidad y nunca sacrificando su propia reflexión artística.