Errázuriz Urmeneta, José Tomás

Chileno.............................................................................................. ............................... Realista, Impresionista

Santiago, 10 de noviembre de 1856 - Europa, 1 de abril de 1927

Hijo mayor de Maximiano Errázuriz Valdivieso, uno de los chilenos con más fortuna de la época y su primera esposa Amalia Urmeneta Quiroga, hija del magnate José Tomás Urmeneta. José Tomás manifestó inclinaciones por el arte desde muy pequeño.

José Tomás Errázuriz Urmeneta

Su madre murió en 1861 por complicaciones surgidas al nacer su último hijo; tenía tan solo veinticuatro años, y dejó cuatro hijos, José Tomás, Guillermo, Amalia y Rafael, que quedaron al cuidado de la madre de Maximiano. En 1871 su padre volvió a casarse, esta vez con Carmen Valdés Ureta, y partió para Europa con su nueva esposa y sus cuatro hijos en un viaje de varios meses, en que se ocupó en adquirir los más hermosos cuadros, estatuas, muebles y objetos de arte para el palacio que proyectaba construir en Santiago. Presentado a la Corte de Inglaterra, colocó a sus hijos varones en un colegio en ese país. En esa época un poco conocido pintor llamado Maurice Blum pintó el “Retrato de familia”, que representa, de izquierda a derecha, a Rafael, Carmen Valdés, Amalia, Maximiano, Guillermo y José Tomás en París, en 1871. Regresaron a Chile en junio de 1872.

José T. Errázuriz, primero a la derecha, junto a su padre, madrastra y hermanos en París, pintado por Maurice Blum - 1871

José Tomás se casó en 1880 con Eugenia Huicci y en 1883 abandonaron Chile y se instalaron en París, donde estudió bajo la dirección de Humbert y Giroez y expuso en el Salón de París de 1886. El matrimonio había tenido un primer hijo nacido en Chile, fallecido a muy corta edad; en París nacieron Maximiliano, Carmen y María. Eugenia era una bella joven que desempeñó un papel importante en los salones intelectuales europeos de principios de siglo, eclipsando en cierta medida a su marido, ya que entre sus amistades estuvo Picasso, quien realizó un hermoso dibujo de ella; Juan Gris y el poeta Guillaume Apollinaire.

José Tomás entabló amistad con los notables retratistas Giovanni Boldini y John Singer Sargent, cuya huella se advierte en algunos retratos femeninos realizados por Errázuriz posteriormente. También hizo amistad con James MacNeil Whistler. Su matrimonio con Eugenia terminó en separación informal y amistosa. Él regresaría solo esporádicamente a Chile. La mayor parte de su vida adulta residió en Londres, donde desempeñaba un cargo diplomático; ya entrado el siglo XX, viajaba con frecuencia a Suiza debido a problemas de salud.

La época de verano era aprovechada por el artista para ir al campo acompañado de su familia y pintar las aldeas de Gales, en la vieja Inglaterra, a las campesinas y sus aldeas de rústicas casonas en Bretaña. Fue pintor por afición pese al gran tiempo que dedicó a esta actividad, pocas veces firmó sus cuadros, y éstos se conocieron en Chile sólo varios años después de su muerte. Fue un pintor preferentemente de retratos y paisajes. Su producción no es muy numerosa, ya que todo lo hizo con mucha prolijidad. Utilizó siempre recursos plásticos refinados y realizó obras muy bien ejecutadas y de atractiva temática, demostrando predilección por lo sencillo y campestre.

Pese a haber vivido en el tiempo del desarrollo del Impresionismo, Errázuriz no adhirió completamente a sus postulados, al menos en los retratos y siempre conservó un sólido dibujo y formas que mantienen volúmenes precisos. En el caso de "Retrato de su hermano Rafael" (1891) se puede apreciar una pincelada segura que afirma la solidez de la figura junto a un color refinadamente austero. Es considerada la obra maestra de Errázuriz y uno de los mejores retratos de la pintura chilena del siglo XIX. Sus obras en plein air son indudablemente Impresionistas. Recibió premios como la primera medalla en el Salón Oficial de Santiago (1877); segunda medalla en el Salón Oficial de Santiago (1878); mención honrosa, Salón de París, Francia (1888); primera medalla en el Salón Oficial de Santiago (1888). Además, se le designó "associe" de la Sociedad de Bellas Artes de París.

Existen diferentes versiones sobre la personalidad de este artista, refiriéndose a él como “de carácter excéntrico”, “seco y estirado” y “gringo de agua dulce”, lo que equivalía a ser imitador de costumbres británicas para tapar su criollismo. Se había presentado en los concursos parisienses y la prensa lo había designado como «le mari de la belle madame Errázuriz». En esta designación iba ya envuelto todo el drama conyugal. Sin embargo, otras versiones lo presentan como “otro comensal que daba mucha alegría a las reuniones”, era el compañero alegre y divertido, gran bailarín.

José Tomás no pareció dar excesiva importancia a su faceta artística, hasta el punto de que nunca se interesó por firmar o vender sus cuadros. En 1926 envió a Chile gran parte de su obra por medio de su hermana Amalia Errázuriz, con la intención de subastarla y destinar los fondos para ayudar a los desposeídos del país.