Frieseke, Frederic Carl

Estadounidense................................................................................................Neo Impresionista

Owosso, Michigan, 7 de abril de 1874 - †Mesnil sur Blagny,Francia, 24 de agosto de 1939

Nació de Herman Carl y Eva (Graham) Frieseke. Su padre fabricaba ladrillos, incluyendo aquellos usados para construir la casa de niñez de Frieseke. Después de la muerte de su madre cuando el niño tenía seis años, pasó algún tiempo viviendo con sus tíos, Mr. y Mrs. C. C. Duff y trabajando en el supermercado de su tío. Su tía lo recordaba como muy diferente de los otros muchachos. Estaba más interesado en la música, el arte y leyendo que en el atletismo y el aire libre. Hasta dibujaría en los márgenes o en las páginas finales de sus libros de la escuela.

Frederic Carl Frieseke

Con frecuencia cantaba con sus tíos, pero a su abuela Mrs. Valetta Gould Graham le gustaba pintar y lo animó a desarrollar sus talentos artísticos.

Después de graduarse en el High School de Owosso en 1893, Frieseke continuó estudiando arte en el Instituto de Arte de Chicago durante un año. En 1895 se dirigió a Nueva York para estudiar en la Art Students' League y en 1898 viajó a París donde se matriculó en el Academie Julian y estuvo bajo la influencia de James Whistler durante un período corto en la Acadamie Carmen. Durante estos pocos primeros años en París, Frieseke gastaba parte de su tiempo haciendo trabajos encargados por Rodman Wanamaker. También le encargó que pintara murales para su tienda en Nueva York y en el Hotel Shelbourne en Atlantic City, Nueva Jersey. El interés de Wanamaker es acreditado por dar a Frieseke libertad para buscar otras actividades. Después de 1900 adoptó la paleta luminosa y vistosa de los Impresionistas, pero nunca abjuró de la fuerte tradición linear del arte americano.

Los trabajos maduros más tempranos de Frieseke, las imágenes de mujeres solas en interiores pintados en tonalidades limpiamente cercanas, reflejan la influencia de Whistler, pero una vez que él y su esposa se instalaron  en la colonia de arte de Giverny,  Frieseke rápidamente desarrolló una estética muy original que tendría impacto sobre casi todos los pintores de figura entre los miembros de la colonia.

En 1905 se casó con Sarah Ana O’Bryan y en 1906 los Frieseke alquilaron una casa rodeada por altas paredes, que había sido la residencia de Theodore Robinson, uno de los fundadores de la colonia de arte de Giverny. La casa estaba al lado de Claude Monet y él  junto a su esposa, y más tarde con su hija Frances pasaron sus veranos allí hasta más o menos 1919. Allí ellos desarrollaron un jardín suntuoso y colorido, que sirvió como el marco para muchos de los cuadros de Frieseke. El exterior de su casa fue pintado en colores sorprendentemente brillantes, amarillo con postigos verdes, mientras las paredes de la sala de estar era de amarillo limón y la cocina, un azul profundo. El artista también mantuvo un segundo estudio sobre el Río Epte, que atravesaba la ciudad, donde pintó muchas de sus interpretaciones del desnudo al aire libre.

Carl Frederic Frieseke joven

En Giverny, Frieseke se concentó en imágenes monumentales de mujeres, por lo general figuras solas, ubicadas en interiores domésticos o instaladas en  exteriores llenos de sol, a menudo en el jardín floral que su esposa atendía tan a conciencia. Pero la interpretación de la luz del sol, no las flores, era el interés primario de Frieseke. Como él mismo reconoció en 1912, "Es en la luz del sol, en las flores a la luz del sol, en muchachas a la luz del sol, en desnudos a la luz del sol, en lo que he estado principalmente interesado durante ocho años....".

A diferencia de los artistas más tempranos en Giverny, como Robinson, el Impresionismo de Frieseke era una construcción, su luz del sol y colores completamente sintéticos. Estas cualidades son evidentes en abundancia en ”In  the Doorway” (ahora, ”Good Morning”), probablemente pintado alrededor de 1912 o el año siguiente, con su contrapunto de rosados, Verdes y amarillos, representando su modelo entrando en la casa de Frieseke en Giverny desde el jardín. El arte de Frieseke a menudo era identificado como "Impresionismo Decorativo". Aunque los Frieseke permanecieron en Giverny durante catorce años, hasta 1920, ni ellos, ni ninguno de los muchaschos artistas de que llegaron a principios del siglo XX se hizo cercano a Monet.

Frieseke reconoció la influencia y su admiración por el arte de Auguste Renoir; ciertamente sus tipos de figuras redondeadas y sensuales están muy cerca de aquellos del maestro francés. Marcelle, una de las modelos favoritas del artista, aparece en muchos de sus cuadros. La sombra de sol provocada por el parasol es un adorno muy común en el arte de Frieseke. La colocación de la figura femenina sobre un umbral, entre el interior y el aire libre, entre la sombra y la luz del sol, era un motivo favorito entre los Impresionistas americanos.

Frieseke estaba cada vez más descontento con los estilos formales del arte de su tiempo. Cuando se puso más viejo, pintó más de su propia vida, incluyendo a su esposa e hija. Las pinturas de Frieseke ganaron muchos honores que comienzan con una medalla de plata en St. Louis Exposition en 1904; también ganó la medalla de oro en Munich el mismo año. El punto culminante en una sucesión de honores fue alcanzado en 1915 cuando ganó el magnífico premio de la Panama-Pacific Exposition en San Francisco. En 1920 su pintura ”Torn Lingerie” ganó dos medallas de oro y el premio popular del Instituto de Arte de Chicago, basado tanto en las opiniones de otros artistas como del gran público. Después de la primera guerra mundial, Frieseke compró una casa solariega en Normandía. Prefirió la vida en Francia a los Estados Unidos debido a la libertad que esto le ofreció. Como anotó su nieto Nicholas Kilmer, los Frieseke vivieron en Normandía por dos razones -primero la pesca de trucha en que Frieseke era bueno y segundo que no era requerido "para hacer ruido como artista".

Frieseke mismo decía, "me quedo aquí porque soy más libre y no hay las restricciones Puritanas que prevalecen en América ... “.  Sin embargo siguió considerándose un americano e hizo viajes ocasionales de vuelta a los Estados Unidos. En 1904 el gobierno francés compró su “Before the Glass”, que fue colgado en la Galería Luxemburgo. En 1912, después de su primera muestra solo, Wanamaker donó “La  Toilette” de  Frieseke al Museo Metropolitano de Nueva York.

Después de la primera guerra mundial hubo una disminución lenta pero estable en la popularidad de Frieseke. A pesar de la continuación de premios y la adquisición de sus pinturas por numerosos museos,  la disminución de las ventas y apreciaciones negativas reflejaron un cambio de gustos. Los críticos vieron su trabajo muy anticuado y demasiado conservador y a Frieseke como un pintor de mujeres bonitas. Fue también durante este tiempo que el humor de sus pinturas se hizo más contemplativo, sus colores más sombríos, y sus composiciones más estáticas. Su estilo se hacía menos Impresionista francés y se movía más hacia el realismo.

Frieseke dijo que "nunca compongo una imagen siguiendo a la Naturaleza, pero pinto lo que yo veo que es interesante, y que me atrae en aquel momento. Dejo atrás todo lo que he visto ante mí. Evito ser convencional tanto como es posible, ya que la mayor parte de fabricación de un cuadro es convencional. Nunca cambio el dibujo de un árbol, o dejo fuera un macizo de flores. No puedo verlos, si ellos no se suman a la belleza del todo". Sin embargo, su familia recordaba a su esposa corrigiendo sus pinturas quitando cosas de encima de los armarios y las mesas que ella no quería ver.

Frieseke murió el 24 de agosto de 1939 en Normandía y fue enterrado en Mesnil-sur-Blangy en Francia. Irónicamente son los desnudos de Frieseke que nunca fueron populares entre el público americano los que se consideran como  sus mejores trabajos. Sus pinturas también han recuperado un poco de su popularidad original y con frecuencia obtienen altos precios en las subastas.

Permaneció comprometido con los temas femeninos a todo lo largo de su carrera, prefiriendo la pintura de desnudos rodeados por flores y bañándose a la moteada luz del sol.

Se mantuvo durante toda su vida como un apologético expatriado. En Francia, decía, "soy más libre y no hay las restricciones Puritanas que prevalecen en América -aquí puedo pintar el desnudo libremente." Algunos de sus trabajos más delicados, sin embargo, fueron interiores con personajes instalados en elegantes ambientes y ocupados en labores íntimas.

Sería interesante comparar la cálida timidez decorativa de sus estudios de desnudos con la franqueza angular de los tardíos pasteles de bañistas de Degas. A pesar de la habilidad evidente en las pinturas de Frieseke, ellos no han evitado la crítica. Un destacado observador los describió como "confecciones" sentimentales caracterizadas por su coloración "dulce y azucarada".