Gioli, Francesco

Italiano...........................................................................................................Académico, Macchiaioli, Impresionista

San Frediano a Settimo, Cascina, Pisa, 29 de junio de 1846 - Florencia, 4 de febrero de 1922

Hijo primogénito de una familia acomodada formada por Ranieri  y Rosa Del Panta. Estudió en la Academia de Pisa con A. Marianini, entonces director de la escuela, entre 1860 y 1862; a través de tales enseñanzas se orientó, según las indicaciones del gusto local, hacia la pintura de carácter histórico de tradición romántica tardía, todavía cerrada a las nuevas instancias de la búsqueda naturalista.

Muerto repentinamente el maestro en 1863, Gioli decide perfeccionar  sus estudios artísticos y  seguir en la Accademia di belle arti de Florencia las enseñanzas de Antonio Ciseri  y de Enrico Pollastrini.

Francesco Gioli

Inició su carrera en 1868 en Florencia con la pintura “Carlo Emanuele di Savoia scaccia l'ambasciatore spagnolo don Luigi Gaetano ambasciatore di Filippo II” y  expone luego la obra en Pisa, con motivo de una muestra de retratos de A. Lanfredini realizada en la Accademia di belle arti; en 1869 es premiado en Pistoia con el mismo cuadro, que parece ser un claro homenaje a las últimas obras de Marianini, así como a la manera patética y pictóricamente en contraste con la que el maestro Pollastrini abordaba el tema de la historia, y recogió un cierto éxito.

Después de esta confirmación, seguida de un período de trabajo y de transición, del cual se conservan algunos cuadros como “Alfieri visita Goldoni e Goldoni visita Gian Giacomo Rousseau”. En estas obras, abandonada la línea de tema histórico, el artista se dejó atraer por la pintura de género de moda ambientada en el siglo XVIII, un tema que estaba difundiendo G. Boldini o pintores seguidores del llamado "estilo de Fortuny" y cómo también estaba tratando el veneciano F. Zandomeneghi, querido amigo del artista, poco antes de su partida para París.

Francesco Gioli en su taller

En 1870 en  la Esposizione nazionale de Parma, Gioli obtiene la medalla de bronce por la obra “Angelus Domini” (ubicación desconocida). En el mismo periodo entró en contacto con la galería de arte del conde Luigi Pisani, nacida en Florencia a cargo de los artistas expositores y de los Promotores y que llegó a ser pronto punto de referencia privilegiado para la alta burguesía florentina y extranjera que estaba establecida en la capital de la Toscana. El artista comenzó entonces a manifestarse en otras áreas de investigación, en busca de nuevas ideas en la observación y el estudio apasionado de la naturaleza y dejando el método académico para confrontarse con las búsquedas del movimiento Macchiaiolo. En 1874 pinta de hecho “Un incontro in Maremma”, expuesto el año siguiente en el Salón de Paris, ocasión que brinda a Gioli la primera oportunidad de visitar la gran ciudad francesa en compañía de los amigos G. Fattori, E. Ferroni y N. Cannicci.

El viaje a Paris alimentó nueva curiosidad en Gioli que, en un mes de estadía, plagado de visitas y de encuentros, descubre el arte francés contemporáneo y todo el arte de 1830, que más le interesaba. Nace así un repertorio bastante rico de paisajes, figuras, marinas, retratos, cuadros de género, tratados con igual espíritu analítico y con crudo y resentido acento realista, establecidos en su mayoría en la tonalidad solemne y severa de la composición, de acuerdo a las indicaciones que el artista también recibió de los pintores J. Breton y J. Bastien-Lepage, internacionalmente conocidos.

Atelier de los hermanos Gioli

En la producción madura de Gioli permanecerán sin embargo dos hebras separadas, la primera ligada a la obra de gran formato, inspirada en una epopeya agreste que encuentra sobre la escena nacional e internacional afinidad y confirmación, la otra inspirada en el gusto toscano por la tranquilidad interior burguesa de inspiración intimista. Con su obra de gran formato “Passa il viatico” gana un premio en la Exposición Internacional de Paris  de 1878.

A partir de los años ochenta Gioli participó en numerosas exposiciones tanto en Italia como en el extranjero: en 1883 expone en Roma y en 1885 en la Royal Academy de Londres, donde obtiene una medalla de plata en la Exposizion universal realizada en esta ciudad el mismo año; en 1887 presentó en Venecia “Le boscaiole di San Rossore”, luego expuesto en Perugia y posteriormente vendido en Egipto.

En 1888 fue nombrado profesor en la Accademia di belle arti de Boloña y el año siguiente en la de Florencia. La producción incesante del artista continuó con éxito en el nuevo siglo, con numerosas vistas  florentinas. Francesco Gioli participó en las Exposiciones mundiales de Mónaco (1901), de Buenos Aires y de Bruselas (1910) y en las muestras en la Royal Academy de Londres de 1901 y  de 1913. Su consagración artística fue en 1914, cuando recogió una gran cantidad de éxitos durante la exposición individual en la XI Exposición Internacional de Venecia.
Su hermano menor, Luigi Gioli, también fue un destacado pintor autodidacta.