Israëls, Isaac Lazarus

Holandés.................................................................................................................................................................................Nederlandse impressionist

Ámsterdam, 3 de febrero de 1865 - La Haya, 7 de octubre de 1934

Hijo del sofisticado pintor Jozef Israëls, uno de los artistas más respetados de la Escuela de La Haya, y de Aleida Schaap, Isaac Israëls mostró un precoz talento artístico desde muy pequeño. Entre 1880 y 1882 estudió en la Real Academia de Arte de La Haya, donde conoció a George Hendrik Breitner, que se convertiría en un amigo de toda la vida.

Isaac Lazarus Israëls

En 1881, cuando tenía 16 años, vendió una pintura, “Bugle Practice”, incluso antes de que fuera terminada, al artista y coleccionista Hendrik Willem Mesdag. Dos retratos que hizo en el mismo año de su abuela y una amiga de la familia, Nannette Enthoven, dan fe de la capacidad técnica que había alcanzado a esa edad. A partir de 1878, Israel hizo visitas anuales al Salon des Artistes Français con su padre y en 1882 debutó allí con el "Entierro Militar". En el Salón de 1885 recibió una mención de honor por su Transporte de soldados coloniales. En este momento estaba leyendo a Émile Zola, como Breitner, y después de su triunfo en el Salón, pasó un año viajando por los distritos mineros belgas y en otros lugares.

A partir de 1886, Israëls vivió en Amsterdam y se registró con Breitner en la Royal Academy of Visual Arts para completar su educación. Sin embargo, ambos abandonaron rápidamente la academia por el círculo más progresivo de los Tachtigers, un grupo influyente de escritores y artistas de la época. Este era un grupo que insistía en que el estilo debía reflejar el contenido y que los sujetos con carga emocional solo podían representarse con una técnica igualmente intensa. Influenciado por esta filosofía, Israel se convirtió en pintor de las calles, cafeterías y cabarets de Amsterdam. En este momento conoció al grabador y pintor holandés Willem de Zwart, quien también se convirtió en un amigo de toda la vida.

A menudo pasaba los veranos con su padre en la localidad costera holandesa de Scheveningen, cerca de La Haya. Los invitados incluyeron a Édouard Manet y Max Liebermann. Interesado por la luz cambiante del sol y el mar, pintó muchas escenas coloridas junto al mar. Hacia el final del siglo, Israëls fue presentado por su amigo de la infancia y retratista Thérèse Schwartze a la casa de moda de Amsterdam Hirsch & Cie en el Leidseplein. Israëls retrató toda la gama del mundo de la alta costura, desde costureras hasta clientes adinerados, obteniendo acceso incluso a los probadores. Israëls se mudó a París en 1904, estableciendo su estudio en 10 rue Alfred Stevens, cerca de Montmartre y a pocos metros del estudio de Henri de Toulouse-Lautrec, a quien admiraba, al igual que a Edgar Degas. Del mismo modo que en Amsterdam, pintó los motivos específicos parisinos: los parques públicos, cafeterías, cabarets y bistros, así como temas como parques de atracciones y acróbatas de circo. Asimismo, buscó las casas de moda Paquin y Drecoll para continuar sus estudios sobre el mundo de la moda. Sin embargo, solo exhibió una vez en este período, en 1909.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, vivía en Londres, donde encontró nuevos temas en Jinetes en Rotten Row y en bailarinas y boxers. Regresó a Holanda durante la guerra, viviendo alternativamente en La Haya, Amsterdam y Scheveningen, donde trabajó principalmente como retratista. Entre sus asistentes estaba Magaretha Gertrud Zelle, mejor conocida como Mata Hari, ejecutada como espía en Francia en 1917. Su retrato se puede ver en el Museo Kröller-Müller. Otras retratadas incluyeron a Johanna van Gogh-Bonger y la doctora feminista Aletta Jacobs, aunque también retrató temas comunes como niñas en la calle y operadores telefónicos.

Después de la guerra, Israel visitó París, Copenhague, Estocolmo y Londres. Pasó los años 1921 a 1922 viajando por la India y las Indias Orientales Holandesas, dibujando y pintando la vida vibrante del sudeste asiático y especialmente los intérpretes de gamelán de Bali. A su regreso, se instaló en Koninginnegracht 2, La Haya, la casa de sus padres fallecidos, donde permaneció por el resto de su vida, sin embargo, realizó viajes regulares al extranjero a Londres, Italia y la Riviera francesa. A la edad de 63 años, ganó una Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de 1928 por su pintura "Red Rider", una competencia de arte que entonces formaba parte de los juegos. Murió en La Haya a la edad de 69 años, como resultado de un accidente callejero unos días antes. Su compañera en ese momento era Sophie de Vries.