Kousnetzoff, Constantin Pavlovitch

Ruso........................................................................... ....................................Neo Impresionista

Jolnino sur l'Oka, cerca de Nijny-Novgorod, 1863  - París, Francia, 1936 

Hijo mayor de Pavel Ignatich Kousnetzoff y de Maria Sarokina su esposa, notables  adinerados de Nijny-Novgorod, donde recibió una buena educación. Disfrutaba leyendo y con la música, pues tocaba el piano. Pero prefería la vida en el campo en Jolnino en el río Oka, donde cazaba y pescaba. Así aprendió a admirar la naturaleza siendo adolescente; allí empezó su vocación como pintor.

Más tarde pasó largos periodos de tiempo en Saratoff en la Academia Libre de Pintura, donde conoció a Borissoff Moussatoff y otros artistas que formarían después el grupo simbolista ‘La Rosa Azul’ en Moscú. En este pueblo de Saratoff, había colecciones privadas de pinturas francesas, principalmente de la escuela de Barbizon que Constantin Kousnetzoff fue a conocer.

Constantin Pavlovitch Kousnetzoff

Constantin Pavlovitch Kousnetzoff en su atelier de París - 1900

En 1896  empezó una jornada larga a través de las principales capitales artísticas europeas Londres, París, Roma y Florencia, donde pensó quedarse durante algunos años; pero su novia, una educada joven moscovita, le aconsejó que fuera a París que era en ese momento el principal lugar internacional para las artes. Allí trabajó en el estudio de Fernand Cormon desde 1897 a 1899, al mismo tiempo que Borissoff-Moussatoff y  Alexandre Schervachidze, regresando a Rusia de vez en cuando.

En 1900 se casó con Alexandra Alexeieva Samodouroff, que le dio cuatro hijos (Elène, Olga, Alexandre, Michel).. Cuando se establecieron en París, conservaron su nacionalidad rusa. Los dos habían venido a practicar pintura y él entró en el Estudio de Humbert mientras ella fue a la Academia Julian. Sus verdaderos maestros fueron los Impresionistas Claude Monet y Camille Pissaro. En 1902 tuvo su primera participación en un Salon parisiense, el de la Société Nationale des Beaux Arts, y participación en una exposición en Gante (Belgica).

Constantin y Alexandra Kousnetzoff con su primera hija Eleene - 1903

Constantin Kousnetzoff practicó principalmente pintura en caballete al aire libre. Siendo un buen retratista, se dedicó no obstante a pintar puros paisajes, haciendo sólo pinturas decorativas en invierno en el estudio. Expuso regularmente en las principales galerías de París y fue miembro de la exhibición de Otoño. También expuso en San Petersburgo y Moscú hasta 1910, y en Londres, Bélgica y  Pittsburg en América. Críticos importantes como Guillaume Apollinaire e historiadores de arte como Michel Florisoone, se interesaron mucho en sus obras.  El escritor francés Maurice Genevoix escribió un prefacio sobre él, pero el artista nunca aceptó vender sus pinturas durante su vida.

Encontró su primera fuente de inspiración en Bretaña, donde fue por primera vez en 1900, a Concarneau. Después de 1906 regresó allí cada año, la mayor parte del tiempo en la orilla Norte (Val-André) y algunas veces en la costa Sur (Belle-Tie en 1913 y 1923, Kerfany en 1921). Pasó dos veranos en Normandía, en 1910 en Etretat y en 1924 cerca de los acantilados de Pourville, donde era arrastrado por los lugares que pintó Monet.

Después de 1927, nunca más dejó París, donde había empezado alrededor de 1920 a pintar los paisajes de los bancos del Sena.

Constantin Pavlovitch Kousnetzofk abuelo - 1925

Al. Zamochkine escribió en 1968 en el periódico «El pintor» (Moscú, 1968): «habiendo pasado la mitad de su vida en París, él, como pintor, estaba unido con la magnífica ciudad. Sus peroles están cambiando, callado y lírico, real y fantástico. Con Kousnetzoff, la ciudad es genuina pero transfigurada por la imaginación del pintor. Él escribió su propia página original en la historia de París escrita por los pintores. Sus paisajes de París, llenos de sentimentalismo ruso, se expresan en un lenguaje personal, emocional, vívido y pictórico. C. Kousnetzoff, como C.,. Korovine, fue uno de los primeros pintores rusos para quien el nexo con la vida artística francesa era orgánico».

En sus trabajos de París, el artista se alejó del Impresionismo: su pintura se puso más fluida, su toque más grande (cerca del tachismo en momentos), su paleta más oscura, su luz con más contraste (a veces en chiaroscuro). Siendo muy independiente, se movió hacia una forma de Luminismo en el que parece ser completamente original.

En sus últimos trabajos, y particularmente en la pintura decorativa, hizo algunas transposiciones de colores violentos, con golpes Expresionistas. En 1930 ilustró el cuento «Viy» de Nikolai Gogol. Fue inspirado por otros cuentos más de este escritor ruso.

La muerte de un hijo en 1933, sumada al dolor que sentía como expatriado, lo afectó profundamente. Murió en París, Francia, fiel a la iglesia Ortodoxa.