Lebasque, Henri

Francés.....................................................................................................................NeoNeo-Impresionista

Champigné, Maine-et-Loire, 25 de septiembre de 1865 - †Le Cannet, Agosto de 1937

Hijo de comerciantes (su familia tenía un negocio maderero), realizó sus primeros estudios en la ciudad de Angers, donde ingresó en su École des Beaux-Arts. En 1885 decidió continuar su formación en París, en el taller de Bonnat y luego en el de Humbert, de quien fue su asistente para la decoración del Panteón.

En 1890 participó en el Salon des Indépendants; conoció a Maximilien Luce y Paul Signac, con quienes mantuvo una gran amistad.

Henri Lebasque

En estos años experimentó con la técnica neo impresionista, que abandonó unos años más tarde en favor de una pincelada más natural. Fue sin embargo su encuentro con Pissarro que tuvo sobre él una influencia feliz.

A partir de 1900 se instaló durante cinco años en un pueblo cerca de Lagny, sobre el Río Marne, donde pintó paisajes. Fue este traslado el que debería forjar la dirección de su estilo maduro. El río y sus bancos fascinaron a Lebasque, y este trabajo tipifica la emoción que él decidió impregnar en tales escenas. Aquí está su personal alegría en la tranquilidad y fecundidad de la vida doméstica. Hay un sentido genuino de intimidad en estas pinturas de su familia, cuando ellos se sientan elegantemente instalados sobre la orilla. Lebasque a menudo usaba a su familia como sus musas y modelos y los representó en varios escenarios a través de Francia donde residieron. “Les Andelys” es la sensible descripción del artista de su familia en un tranquilo día en el campo, ofreciendo al espectador una vislumbre de esta existencia pacífica el año antes del principio de la primera guerra mundial. La escena es de una alegría culta, de la clase media. Cada uno de los niños está maravillosamente vestido y felizmente absorbido en su propia búsqueda.

Lebasque fue uno de los miembros fundadores del Salon d'Automne en 1903 y también fue amigo cercano de los Nabis (Pierre Bonnard en particular). Lebasque también inspiró el trabajo de su amigo Pissaro, a quien visitó con regularidad entre 1894 y 1903 y cuyas imágenes del paisaje francés ejercieron una fuerte influencia sobre él.

En 1906 su obra sufrió una fuerte transformación en el modo de aplicar en los lienzos el color y de interpretar la luz; este cambio estuvo motivado por su visita al sur de Francia con su amigo Manguin, y al impacto que causó en él la luz meridional. En los años siguientes trabajó en Normandía (Andelys en 1912, 1915 y 1921), Bretaña y Vendée. También en Saint-Tropez, Saint Maxime, Niza y Cannet, donde se estableció hacia 1924, no lejos de dónde vivía Bonnard, que pintaba temas similares a los suyos.. Durante estas etapas los temas de sus cuadros serán los motivos y personas que le rodearon: retratos de su mujer y sus hijos, interiores y jardines, riberas de los ríos; así como lugares de Provenza y de la Costa Azul, huertos y olivares.

Aclamado como el pintor de la luz y la alegría, Lebasque fue consistentemente elogiado por los críticos de arte en sus referencias al Salón, por su individualidad y su capacidad de acariciar la figura humana con la luz de una manera fluida y elegante. Trabajó también como decorador de teatro, pero son sobre todo sus escenas intimistas muy coloridas las que aseguraron su éxito. Al final de su vida, por motivos de salud (reumático desde muy joven), se retiró a la costa. En esta etapa cultivó el desnudo femenino con unas figuras, como ha definido la crítica, llenas de luz y de ternura. Murió en Le Cannet de una crisis cardíaca.