Lépine, Stanislas-Victor-Edouard

Francés.................................................................................................................NeoPre-Impresionista

Caen, 23 de octubre de 1835 - †París, 1892    

Después de los estudios secundarios en el Lycée Chaptal de París, decide consagrarse enteramente a la pintura, hacia 1853. Al comienzo de su carrera artística adopta el estilo del pintor de marinas Johan Barthold Jongkind y se especializa en la ejecución de este tipo de paisajes, como se puede apreciar en “Veleros en el puerto de Caen”. En 1855 el pintor se traslada a París y frecuenta asiduamente los numerosos talleres parisienses de la época, acompañado de los jóvenes pintores Cals, Ribot y Colin, a quienes conoció. 

En 1859 acude por primera vez al Salon des Artistes Français, en compañía de Eugène Boudin, exponiendo una obra titulada “Puerto de Caen a la luz de la luna”.

Stanislas-Victor-Edouard Lépine

Stanislas Lépine se especializó en la ejecución de paisajes urbanos pintorescos, eligiendo con frecuencia las orillas del Sena y las viejas calles de París. En 1860 Lépine se decidió por un aprendizaje más profesional bajo la dirección de Jean Baptiste-Camille Corot, en cuyo estudio permaneció quince años y conoció al pintor Henri Fantin-Latour. Buena prueba de la amistad entre ambos es que en numerosas ocasiones Fantin-Latour ayudó económicamente a Stanislas. En el estudio de Corot, Lépine desarrolló un estilo personal a mitad de camino entre el planteamiento pastoral tradicional, típico de las composiciones de su maestro, y los paisajes atmosféricos propios de los Impresionistas, cuyo prototipo pueden ser algunas obras como “Montmartre, Rue Saint Vincent” (1878) y “Le Pont de Mondo” (1880), ambas en el Musée d'Orsay. Trabajando bajo la protección del Conde Doria, muy pronto seducido por su pintura, Stanislas desarrolla una serie de vistas del Sena, un tema que desarrollará durante toda su vida.

Aunque Lépine nunca alcanzó la popularidad de otros pintores de su misma época, Durand-Ruel lo invitó a participar en la primera exposición Impresionista de 1874, organizada en la casa Nadar, en la que mostró la obra titulada “Orillas del Sena”. A lo largo de su vida, participó con regularidad en el Salon. Los cuadros de Stanislas Lépine son apreciados tanto por sus delicados efectos lumínicos como por su carácter contemplativo; en la actualidad la crítica lo considera precursor del movimiento Impresionista..

Tres años después de haber sido distinguido con la medalla de primera clase en la Exposición Universal de 1889, Stanislas Lépine muere súbitamente.