Meifrèn i Roig, Eliseu

Español........................................................................................................................Post-Impresionista

Barcelona, 24 de diciembre de 1857  - Barcelona, 5 de febrero de 1940

Tras terminar el Bachiller en la rama de Artes, se inscribe en 1874 en la Facultad de Medicina de la Universidad Literaria de Barcelona, con la intención de seguir los pasos de su padre, dentista en Canet de Mar.

Tras cursar el primer año, abandona la carrera para ingresar en la escuela de la Llotja en las asignaturas de dibujo antiguo, colorido, anatomía pictórica y perspectiva. Fue su maestro el pintor Antoni Caba.

Eliseu Meifrèn i Roig

Retrato de Eliseu Meifrèn i Roig por Ramón Casas

De este periodo se conservan sus primeras obras fechadas de carácter muy académico y realiza su primer viaje a París. En 1880 aparece por primera vez una obra suya expuesta en la fundamental Sala Parés de Barcelona. Completó su formación en París, a donde marchó en compañía de los pintores Ramón Casas y Santiago Rusiñol.

Casado y padre de dos hijas, mas adelante nacerá un tercero varón, obtiene en 1887 la tercera medalla de la Exposición Nacional de Madrid y al año siguiente la medalla de bronce en la Exposición Universal de París. Durante la década de los noventa, alterna su residencia entre Barcelona y París, ciudad en la que su obra goza de un gran éxito.

Meifren inaugura el cambio de siglo con la conquista de Sudamérica, sus viajes a Buenos Aires y Montevideo en 1900 y Nueva York en 1916, son el germen de las numerosas exposiciones de su obra que allí se van a realizar.

Eliseu Meifrèn i Roig en su taller

Su pintura, que demuestra su gran destreza técnica, representa a la perfección el espíritu “Fin de Siecle”, que se mantiene receptiva a diferentes estéticas, desde el Impresionismo al Simbolismo. Hombre de su tiempo, supo plasmar mediante su género preferido el paisaje, el carácter eterno de la naturaleza frente a una época de constantes cambios políticos. Tras su muerte se celebraron numerosos actos de homenaje a la figura de un hombre que dedico por completo, su vida al arte.

Es conocido sobre todo como pintor de marinas y paisajes, hechos con pinceladas sueltas y en tonos amables. Entre sus obras pueden citarse “Gente de mar” y “El Marne”  (1933). Los inicios de Eliseu Meifrèn en la pintura coincidieron con los epílogos del realismo y el naturalismo como el renacimiento de la Renaixenca catalana y el modernismo: Sin embargo, nunca se inscribiría en este movimiento, aunque participó en algunas de sus manifestaciones y actividades más relevantes.

Su talante viajero le llevó a recorrer medio mundo, exponiendo su trabajo en infinidad de ciudades de Europa y América que lo sitúan igualmente en la moda de su tiempo de conocer lugares exóticos. Fue en este sentido un artista cosmopolita y aventurero de donde le resta su anclaje a ciertos gustos decimonónicos.