Mira Mena, Aurora

Chilena.............................................................................................................Realista, Post-Impresionista

Santiago, 1863 - Santiago, diciembre de 1939

Nació en el seno de una distinguida y acomodada familia interesada en el arte e hija de Gregorio Mira Íñiguez, pintor aficionado que aprendió con el francés Raymond Monvoisin. Aurora fue, junto con su hermana Magdalena, una de las primeras mujeres en estudiar pintura en Chile, y contó con el apoyo de su padre para ingresar a la Academia, lugar donde recibió clases con Juan Mochi.

Aurora Mira

Se ubica, por lo tanto, entre la segunda y la tercera generaciones de alumnos de dicho lugar. Expuso en el Salón de 1883 las telas: “Médica de Campo”, “Monja de la Caridad” y otro retrato, todas en colecciones particulares, logrando Medalla de Plata.

Con el uso del óleo sobre tela Aurora Mira abordó en sus inicios, de manera académica, el retrato y la figura humana, ámbito en el que destaca su obra "Agripina Metella en la prisión", que muestra el encarcelamiento de la madre de Nerón, y que inspiró un poema de Isaías Rugent. Esta obra fue presentada en el Salón de 1884, obteniendo Medalla de Oro.

En 1889, Premio de Costumbres Ex Aequo Certamen Edwards, Salón Oficial. En 1895, recibió Premio de Honor en el Certamen Edwards, Salón Oficial, por su “Retrato de Rosa Mira”, (su hermana mas intelectual, música y políglota). En 1897, Primera Medalla en Salón Oficial.

En 1900 se casó con el viudo José Luis Vergara Silva. Junto con la labor de hogar continuó con la pintura, al igual que su hermana Magdalena. Retraída en su mansión en la Gran Avenida, hoy José Miguel Carrera, que ella misma proyectó y decoró, continuó pintando. La calle en que vivió fue bautizada con su nombre.

Luego Aurora evolucionó hacia el tema que es característico en su producción: flores, frutas y naturalezas muertas en general, inspiraciones trabajadas con una pincelada un poco más suelta, además de las decoraciones y ornamentos que acompañan sus motivos preferidos. Aurora se involucra con éstos, les traspasa su sensualidad y gozo ante la contemplación de la belleza de frutas, porcelanas, flores y vajillas. Con especial sensibilidad ahonda en la naturaleza doméstica, atendiendo los susurros emocionales de su entorno hogareño y dignificando los objetos que no poseen cierto nivel "espiritual", como las flores, los que representa por medio de conjuntos de cargada morfología, llamativos colores y armonía compositiva.

Este género, llamado también bodegón, tuvo un característico desarrollo durante el siglo XVII en los Países Bajos, destacándose desde entonces por rescatar el espacio íntimo del hogar, valorizar los productos obtenidos del esfuerzo e instalarse como uno de los modos del Barroco más interesante y peculiar. Este género, entonces, fue escogido por Aurora para desarrollar su obra, a causa de varios motivos: para diferenciarse de la producción de su hermana, dedicada al retrato; porque la naturaleza muerta se realiza, por lo general, en el espacio hogareño, y no obliga salir al exterior a buscar motivos.

En 1925 realizó una tela de motivo floral, "Rosa Blanca", en la cual se insinúa, por medio de la factura suelta y la trituración de gamas cromáticas, su interés por las formas propias del Impresionismo. Diez años después pinta, con el vigor de siempre, la obra "Rosas y roca", donde insiste en el tratamiento espontáneo y libre de la pincelada, acentuando de este modo la composición cada vez más barroca.

A Aurora Mira no le gustaba firmar sus cuadros; los que conocemos con su firma se deben a la insistencia de sus hermanas. Aurora Mira es, junto con su hermana, una de las precursoras a nivel latinoamericano en la incorporación de la mujer al mundo del arte; así, forma parte de aquéllas innovadoras que no se entregaron por completo sólo a las labores domésticas, llamando la atención en su época por esto, y por tener, además, verdaderas aptitudes para lo pictórico. Pintó hasta avanzada edad, dentro de lo que le permitían sus obligaciones hogareñas.

De su paleta salieron además obras como “Mesa de Comedor”, “Azahares”, “Flores”, “Flores de Acacio”, etc., todos óleos conservados en colecciones particulares. “Retrato de su sobrina Carmen Fernández Mira” (su sobrina) y “La Primavera”! están en el Museo Nacional de Bellas Artes.

Falleció en diciembre de 1939. En 1953 se hizo una breve retrospectiva de sus obras y en noviembre-diciembre de 1976 otra con 39 de sus trabajos artísticos.