Modigliani, Amedeo Clemente

Italiano..................................................................................................................................Neo-Impresionista

Livorno (Toscana), 12 de julio de 1884 - París, 24 de enero de 1920

Nació en el seno de una familia relativamente acomodada de judíos sefarditas. Es el menor de cuatro hermanos fruto del matrimonio entre Flaminio Modigliani, un comerciante de origen romano, y Eugenia Garsin, mujer culta y progresista que ejercerá una poderosa influencia en el joven Amedeo. Muy pronto se manifiestan dos de los rasgos que marcarían su vida. Con once años padece una grave pleuritis, de cuyas secuelas nunca se recuperó, y, dos años después, inicia sus clases de dibujo con la autorización de su madre, que -según confiesa en su diario- ve en esta actividad una salida al "estado de languidez" en que se encuentra el joven.

Amedeo Clemente Modigliani

De esta forma, Modigliani, a diferencia de la mayor parte de sus colegas de origen burgués, nunca encontrará oposición familiar a su vocación artística.

En 1898, Modigliani renuncia definitivamente a los estudios regulares y comienza a frecuentar el taller de Guglielmo Micheli, un discípulo de Fattori y, como él, uno de los macchiaioli -grupo de pintores toscanos que anticipan algunos aspectos del impresionismo-. En el invierno de 1901, una recaída en su lesión pulmonar hace que viaje al Sur acompañado por su madre en busca de un clima más favorable. Durante este viaje, el contacto con las grandes obras del arte italiano reafirma en él unos deseos de profundizar en la práctica artística que le llevan a inscribirse en la Escuela Libre de Desnudo de Florencia, en 1902, y, al año siguiente, en el Real Instituto de Bellas Artes de Venecia. Allí conoce al pintor chileno Ortiz de Zárate -que años más tarde sería su vecino en París- y le expresa su propósito de convertirse en escultor. Puede decirse que en esta ciudad, emancipado de la tutela familiar, Modigliani inicia su vida de bohemio, asiste a reuniones ocultistas y comienza a consumir hachis. Se prepara de esta forma para viajar a París, adonde llega a comienzos de 1906 y entabla relación con el mundo de la vanguardia, especialmente con Picasso y Cocteau. En la capital francesa alquila un estudio en la rue Caulaincourt, en el barrio de Montmartre. Muy pronto, se inscribe en la Academia Colarossi y comienza a esculpir las piedras que, de forma bastante azarosa, consigue en las construcciones parisinas. Con su aspecto de dandi aseado -siempre llevaba un traje de terciopelo y un fular rojo-, Modigliani se sumerge en una ciudad que vive sus mejores momentos artísticos: los fauves acaban de provocar un enorme escándalo en el Salón de Otoño de 1905 y Picasso está preparando ya sus Señoritas de Avignon, la obra que será el germen del inmediato cubismo.

Amedeo Modigliani fumando

Aunque el artista italiano se convierte pronto en un personaje característico de la bohemia artística de la ciudad, siempre se mantendrá al margen de cualquier movimiento más o menos organizado. En 1907 conoce al que será su primer mentor en París, Paul Alexandre, médico que había creado una suerte de falansterio de artistas en un edificio ocupado de la rue Delta. Persuadido por éste, Modigliani presenta en el Salón de los Independientes del año siguiente seis obras en las que se distingue la huella de Cézanne. Esta influencia, junto con la de Toulouse-Lautrec, Gauguin y el Picasso de la época azul, marcan la obra de Modigliani hasta el final de la primera década del siglo.

Tras Alexandre, otro personaje fundamental en el devenir de la carrera de Modigliani es el escultor rumano Constantin Brancusi, vecino suyo en la Cité Falguiere de Montparnasse. Animado por Brancusi, Modigliani, que nunca había renunciado a su vocación de escultor, decide en 1909 consagrarse a esta actividad. Las obras de este periodo, que se prolonga hasta 1914, están realizadas en talla directa y son fruto de un proceso de estilización que le debe mucho al arte negro -que por esa época fascina a la mayor parte de los artistas de vanguardia-, pero también alas estatuarias egipcia y griega arcaica. En 1911, expone en Montparnasse en el atelier del artista Souza Cardoso un conjunto de esculturas y dibujos. Su tía Laure Garsin, inquieta por su mala salud lo lleva a Normandía.

Amedeo Modigliani
Jeanne Hébuterne

En el verano de 1912, Modigliani realiza su último viaje a Italia, impulsado por sus amigos, que, ante el deplorable aspecto que el pintor ofrecía, deciden hacer una colecta con la esperanza de que en el entorno familiar moderara sus hábitos. En Livorno encuentra un taller y reanuda la escultura. Según una leyenda -sólo documentada en parte-, las críticas de sus amigos livorneses harán que, en un ataque de despecho, el artista arroje sus esculturas al Canal de los Holandeses de la ciudad toscana, desapareciendo para siempre. Esta decepción, unida al alto costo de los materiales, la necesidad de disponer de un taller adecuado para la talla de la piedra y los problemas de salud que el polvo ocasionaba asus débiles pulmones, forzará el abandono de esta disciplina por parte del artista. Sin embargo el intenso ejercicio de síntesis que caracteriza a esta etapa dejaría una huella profunda en su producción posterior. En 1913 trabaja con el pintor Soutine en el atelier de  Boulevard Raspail  216.

A partir de 1914, Modigliani, que cuando estalla la guerra intenta alistarse, pero su mala salud se lo impide, retorna con nuevo ímpetu la pintura y abandona la escultura; protagonistas de su obra siguen siendo sus amigos parisinos: Paul Guillaume, marchante que sustituye a Alexandre cuando éste parte a la guerra y que le compra algunos cuadros; Beatrice Hastings, una poetisa sudafricana con la que mantuvo una tormentosa relación amorosa, y, sobre todo, Lépold Zborowski, poeta polaco que, desde 1917, será, a la vez, representante y amigo. Vuelve a instalarse en un atelier en Montmartre y comparte su entusiasmo con Diego Rivera y Kisling.

La primera exposición individual del pintor italiano, realizada en la galería de Berthe Weill en 1917, es clausurada por la policía a causa de unos desnudos -calificados de inmorales-que se mostraban en el escaparate de la sala. En Marzo de ese mismo año conoce a la que sería su última compañera, Jeanne Hébüterne, una joven de diecinueve años, alumna de la Académie Colarossi. Poco a poco consigue vender obras, pero su salud empeora y se agrava su dependencia de las drogas y del alcohol. Su estado de salud se agrava en 1918 y lo obliga a viajar a Nice con su mujer. Viajan también a Cannes con Foujita y su mujer Fernande, a Soutine, Survage, Cendrars y Osterlind. Pinta cuatro paisajes de Cannes, los únicos de toda su carrera.

Amedeo Modigliani

La Galerie Paul Guillaume de Paris presenta una exposición colectiva de obras de la pintura joven: Matisse, Picasso y Modigliani. El 29  de noviembre  nace la pequeña Giovanna, hija de Amedeo y de Jeanne. El 31 de mayo de 1919, Modigliani regresa a Paris: Jeanne está de nuevo encinta. En Londres, Zborowsky organiza con los hermanos Sitwels una exposición colectiva: «Modern French Art» acompañada por los primeros artículos elogiosos de la prensa.

Su salud se deteriora rápidamente. Pinta su autorretrato. El 22 de enero de 1920 Amedeo, inconsciente, es transportado al hospital de la Charité y sucumbe a una meningitis tuberculosa dos días después, sin haber recuperado el conocimiento. A las pocas horas, su compañera, que se encontraba ya en el noveno mes de gestación, se suicida arrojándose desde la ventana de su piso.

Modigliani es enterrado el 27 de enero en el cementerio de Père Lachaise en Paris; el cuerpo de Jeanne Hébuterne reposa a su lado con el epitafio: "Compañera devota, hasta el sacrificio extremo".