Moreau, Gustave

Francés....................................................................................................................Realista, Pre-Impresionista

París, 6 de abril de 1826 - París, 18 de abril de 1898

Su padre, el arquitecto Louis Moreau, le inculca una sólida cultura clásica. Su madre Pauline rodea de cuidados al pequeño, de salud muy frágil. Entre 1836 y 1840 hace sus estudios secundarios en el colegio Rollin. Muere su hermana Camilla a los 13 años de edad  y Gustave es retirado del colegio a causa de su precaria salud. Su padre lo prepara para el bachillerato. Desde la edad de ocho años, el joven no deja de dibujar. En 1841 hace su primer viaje a Italia del Norte, donde produce un álbum de dibujos.

Entre 1844 y 1846  frecuenta el estudio privado del pintor François-Edouard Picot,  decorador de monumentos públicos y de iglesias de París. Allí prepara el concurso de entrada a la escuela real de Bellas Artes, donde es admitido en 1846. En 1849 deja la Escuela después de su segundo fracaso al Premio de Roma.

Gustave Moreau

En 1849-50 hace copias en el Museo del Louvre y recibe algunos encargos de la administración de Bellas Artes. En 1851 traba amistad con Théodore Chassériau, antiguo alumno de Ingres y alquila un taller vecino a éste, en la avenida Frochot, cerca de la plaza Pigalle. La influencia de Chassériau sobre Moreau es capital. En 1852 es admitido por primera vez en el Salón oficial. Frecuenta el teatro y la ópera. Sus padres le compran una casa en la 14 rue de Rochefoucauld. El estudio del pintor es acondicionado en el tercer piso.

Segunda estancia en Italia desde octubre de 1857 al 1859. Ejecuta copias de los grandes maestros (Miguel Angel, Veronese, Rafael, Correggio, etc). Después de Roma va a Florencia, Milan y Venecia, dónde descubre a Carpaccio, entonces desconocido. Traba amistad con el joven Edgar Degas. Después de una estancia en Nápoles con sus padres que han venido a reunírsele, vuelve a París en septiembre de 1859.  Poco después conoce a Alexandrine Dureux, que lo inicia en el dibujo y con quien  se quedará hasta su muerte en 1890, “su mejor y único amigo".

Gustave Moreau en 1852, fotografiado por Ladislas Chodskieviks

En noviembre de 1865 es invitado a Compiègne por el emperador Napoleon III. En 1869 Expone en el Salón “Prometeo” y “El rapto de Europa”. Obtiene una medalla, pero es severamente tratado por la crítica. No expondrá más hasta 1876. En 1875 es nombrado Caballero de la Legión de Honor. En 1876 regresa al Salón con “Salomé dansant”, “Hércules y la Hidra de Lerna”, “San Sebastián”, y una acuarela, “La Aparición”. En 1878  presenta seis pinturas en la Exposición Universal de París.

En 1879 comienza una serie excepcional de sesenta y cuatro acuarelas para ilustrar Las Fábulas de La Fontaine (colección particular) cuyos esbozos se conservan en el Museo Gustavo Moreau. Sólo una acuarela de esta serie, "Le paon se plaignant à Junon”, ha sido donada al museo. En 1880 participa por última vez en el Salón con “Helena y Galatea”.

En 1882 se presenta a la Academia de las Bellas Artes y no es elegido, pero en 1883 es nombrado Oficial de la Legión de Honor.

En 1884 la muerte de su madre lo sumerge en una profunda depresión. En 1886 termina el políptico “La Vida de la Humanidad” y expone en la galería Goupil, única exposición personal en vida del artista. En 1888 es elegido a la Academia de Bellas Artes. En 1890 muere su amiga Alexandrine Dureux; profundamente afectado, pinta en su memoria “Orfeo sobre la tumba de Eurídice”.

Entre 1892 y 1898 reemplaza a Elie Delaunay como profesor en la Escuela de las Bellas Artes. Tiene como alumnos a Jorge Rouault, Henri Matisse, Albert Marquet, Henri Charles Manguin, Edgar Maxence. Los domingo recibe a sus alumnos en su casa, así como a algunos jóvenes artistas como Ary Renan, su primer biógrafo y Jorge Desvallières.

En 1895 termina la obra maestra de su vejez, “Júpiter y Semele” y hace transformar la casa familiar de 14 rue de Rochefoucauld para que se haga un museo después de su muerte. Pintor de temas mitológicos y bíblicos, de ensueños y de símbolos, famoso por sus acuarelas y pasteles sobre el episodio de la danza de Salomé ante el Bautista. Aspiraba, según escribió, a “evocar el pensamiento por la línea, el arabesco y los medios plásticos”.

 
Moreau en su atelier rodeado por sus alumnos

Vinculado a los principales poetas simbolistas, extrajo de la fantasía motivos de inspiración alejados de lo cotidiano. Fue también un notable expositor teórico. Gustave Moreau demuestra en sus obras la influencia del pasado academicista de la pintura de Francia. Trabajó en el gran formato que se dedicaba a la gran pintura de historia, pero trataba los temas desde el punto de vista de la belleza estética y la anécdota sentimental. Se le considera dentro del movimiento simbolista, y desde luego tendrá gran influencia entre los simbolistas reconocidos, como Matisse y Rouault, que fueron sus alumnos, así como sobre surrealistas y fauvistas. La pureza de la línea en Moreau se debe a su aprendizaje en la academia así como a la herencia pictórica que había dejado vigente Ingres. Pese a que ni sus temas ni su técnica corresponden a los de los Impresionistas, estuvo íntimamente relacionado con este movimiento, especialmente a través de su relación con Degas.