Tournachon, Gaspard-Félix

Periodista, caricaturista y fotógrafo francés

Lyon, 6 de abril de 1820 - París, 21 de marzo de 1910

Gaspard-Félix Tournachon estudió medicina en su ciudad natal. Nadar es el pseudónimo utilizado por este gran fotógrafo del siglo XIX.

En 1842 debido a la quiebra de la empresa de impresión de su padre, se trasladó a París ganándose la vida como periodista y caricaturista. Estuvo siempre muy interesado por las ideas más avanzadas de su tiempo en política, literatura, ciencias... y fue un conductor de la libertad de expresión.

Gaspard-Félix Tournachon - Nadar

Por consejo de un amigo compró una cámara fotográfica que utilizó para recoger los retratos que habrían de servir de base de las caricaturas de su obra Panthéon Nadar, 1853, donde aparecieron grandes personajes de la política y la cultura del momento pertenecientes a su círculo de amistades, tales como Charles Baudelaire. Una foto que hizo a éste fue luego empleada como modelo por Manet para un grabado. Nadar demostró, mejor que cualquier otro fotógrafo de su época, que la fotografía es algo muy distinto al simple producto de una técnica.

En 1854 Nadar abre un estudio de fotografía en el 113 de la Rue Saint-Lazare y  se lanza a la fotografía aérea; en 1858 realizó su primera fotografía desde un globo aerostático que se mandó construir al que llamó "El Gigante" de la ciudad de Petit-Bicetre, 10 años más tarde comenzó la serie de "vistas" aéreas del barrio de la Etoile, tomada sobre una sola placa al colodión de gran formato. En 1860 el estudio le quedó pequeño y se cambió a un barrio más a la moda en el Boulevard des Capucines, convirtiéndose en una élite de intelectuales.

En 1864 publicó la historia de sus viajes "Las memorias del Gigante" y un año después "El derecho a volar".
También fue el primer fotógrafo en realizar fotografías con luz artificial consiguiendo captar imágenes de las catacumbas de París en 1860.

Nadar en su globo aerostático

En los años 1870 fue nombrado comandante de una compañía de globos aerostáticos para tomar fotografías de las posiciones de los prusianos que cercaban el París de la Comuna. El 15 de abril de 1874 se celebra en su estudio del Boulevard des Capucines la primera exposición de los pintores Impresionistas, con obras de Eugène Boudin, Armand Guillaumin, Berthe Morisot, Claude Monet, Edgar Degas, Paul Cézanne, Félix Cals, Alfred Sisley, Félix Bracquemond, Camille Pissarro, Auguste Rendir y  Stanislas Lépine entre otros.

En 1900 publicó su libro "Cuando yo era fotógrafo" una obra muy interesante y rica en enseñanza, dotada con muchas anotaciones sobre la fotografía, más tarde es homenajeada en la Exposición Universal de París.
Nadar dejó una enorme producción fotográfica: más de 450.000 placas de cristal que quedaron en poder de su hija.

Nunca se planteó el retrato fotográfico como una actividad con la que ganar dinero, pues mantenía unas ideas estéticas sobre cómo realizar los retratos que le alejaban de los criterios más comerciales, pero que por el contrario lo elevaban al rango artístico. En todo momento se negó a colorear los retratos, así como a practicar cualquier tipo de retoque. También renunció a la utilización de elementos de atrezzo. Nadar únicamente se sirve de la luz -modo de iluminar al modelo- y del gesto -mirada y actitud de los modelos favorecida por la relajación de los amigos fotografiados-, como elementos principales de la fotografía.

Nadar hacía retratos como lo haría un pintor pero con un medio nuevo. Ha existido una largo debate científico sobre si copiaba/imitaba la pintura, aunque parece que finalmente se ha acabado con la polémica al reconocer que si bien es cierto que Nadar seguía los cánones clásicos ya sentados en la pintura con una técnica nueva, no deja de cultivar un género artístico del que también participa la pintura. En las obras de Nadar lo importante es realmente el rostro del  retratado, razón por la cual se prescinde de adornos superfluos.