Navazio, Walter de

Argentino................................................................................................................................Post-Impresionista

Bell Ville, Córdoba, 18 de septiembre de 1887 - Buenos Aires, 23 de mayo de 1921

Habiéndose iniciado en el dibujo en su ciudad natal, en 1907 se traslada a Buenos Aires y, durante  dos años asiste a la Academia de Bellas Artes donde toma cursos de dibujo.

Luego continúa su educación artística en forma alternativa a la oficial: estudia con el pintor italiano José Quaranta y alterna sus enseñanzas con las recibidas en talleres de vitrales.

Walter de Navazio

Junto a Valentín Thibon de Libian, Carlos Giambiagi y Ramón Silva, artistas considerados “antiacadémicos”, se vincula con Martín Malharro, su maestro e influencia fundamental quien, a través de Pablo Pizzurno, le consigue un empleo como profesor de dibujo.

Hacia 1909 marcha a Europa con el objetivo de conocer los grandes museos, a fin de completar su formación artística. El viaje signa su adscripción al Impresionismo, influencia bajo la cual desarrolla toda su producción pictórica. Integra la Exposición Internacional de Arte del Centenario de 1910, donde presenta el óleo “Tarde Gris”. En 1911 participa por primera vez en el Salón Nacional y en 1913 obtiene, en el mismo certamen, el Premio Adquisición por “Fresco Vespertino”.

En julio de 1915 integra una muestra organizada por la Sociedad Argentina de Compositores, en la que también expone Ramón Silva, y donde De Navazio presenta 18 obras. Muchos de sus títulos remiten al paisaje –“Mañana en la sierra”, “Jardín”, “Barrancas de Belgrano” y algunos pocos –“Bailarinas”, “El tango”– hacen referencia a personajes de la ciudad. En 1916 realiza una importante exposición en el Salón Witcomb de Buenos Aires. Gana el “Premio Europa”, que consiste en una beca de perfeccionamiento, pero dos motivos impiden que concrete el viaje: Europa esta sumergida en la Primera Guerra Mundial y los fondos que corresponden al premio son suprimidos del presupuesto nacional. Ese mismo año es admitido en la recién creada Sociedad de Grabadores y colabora con la revista El Grabado, fundada por Mario Canale.

En 1917, junto a Valentín Thibon de Libian, Gregorio López Naguil y Raúl Mazza, expone en la Comisión Nacional de Bellas Artes. Presenta una serie de paisajes serranos cordobeses y a partir de entonces gana prestigio como paisajista, género al que dedica la mayoría de su producción. Representa imágenes de su Córdoba natal, del Jardín Botánico o diferentes lugares cercanos a la ciudad de Buenos Aires. En agosto de 1918, en el Salón Witcomb, presenta la exposición Paisajes cordobeses, donde muestra 37 obras en las que muchos de los títulos aluden a sensaciones interiores como “Quietud”, “Tarde triste”, “Mañana gris”, “Día gris”, etc. Nombrar las pinturas de acuerdo a las sensaciones que le produce el espectáculo natural que intenta representar, es una costumbre recurrente durante toda su vida.

En junio de 1919 realiza una exposición individual en el local de la Comisión Nacional de Bellas Artes, donde expone 16 paisajes serranos pintados en San Alberto y San Javier, ambos de la provincia de Córdoba. En 1919 es galardonado con el Segundo Premio del Salón Nacional por “Tarde de San Alberto”. Falleció en Buenos Aires, víctima de tuberculosis, a los 33 años de edad. En junio de 1923, en el segundo aniversario de su muerte, sus amigos organizaron una exposición póstuma titulada “Obras y estudios de Walter de Navazio” en el Salón Müller de Buenos Aires, donde presentaron 43 obras de su autoría. En su memoria y honor se crea en Bell Ville, Provincia de Córdoba, el Museo Municipal de Bellas Artes Walter de Navazio.

Fue un paisajista de equilibrada elegancia. Su pintura tiene tres épocas bien diferenciadas: Primero los bosques y jardines de Palermo con tonos frescos y asoleados. Luego en Córdoba la gama de los grises y en la etapa final, la época italiana con toda su poesía donde prevalecen los verdes y los violetas. Realizó en San Javier, Córdoba, sus más logradas pinturas, aunque también pintó algunos preciosos paisajes en el Jardín Botánico de Buenos Aires, debido a su amistad con el científico Eduardo Holmberg.