Osborne, Walter Frederick

Irlandés....................................................................................................................................Impresionista

Dublin, 17 de junio de 1859 - †Dublin, 24 de abril de 1903

Hijo del pintor de animales William Osborne, vivió sus primeros años en Castlewood Avenue, Rathmines, un suburbio interior de la ciudad de Dublin. Estudió en la Royal Hibernian Academy en Dublin, luego en la Academie Royale en Antwerp, desde 1881 hasta 1883, bajo Charles Verlat. Joven aún viajó a Francia y pintó principalmente en Quimperlé.

Walter Frederick Osborne

Sus cuadros de corrales, huertos y mercados llevan títulos similares con aquellos de sus amigos y de Augustus Burke, que había pintado en Bretaña en los años 1870.

Retrato a lápiz de Walter Osborne, por Nathaniel Hill

En 1883, Osborne se trasladó desde Antwerp a Bretaña, donde pintó hasta el año siguiente y produjo su famoso "Apple Gathering, Quimperlé", ahora en la National Gallery de Irlanda. Osborne se trasladó a Inglaterra en 1884, donde siguió pintando escenas rurales (pueblos y jardines de casitas de campo) que también había pintado en el Continente. A comienzos de los años 90, una década después de su vuelta de Bretaña, una influencia Impresionista comenzó a aparecer en su trabajo.

Regresó a Dublin a comienzos de los 90 donde enseñó a uno de los más destacados pintores irlandeses de la nueva generación, William J. Leech. La tonalidad oscura cedió el paso a colores más brillantes y aumentó el interés por la luz del sol y las sombras. En su empatía con mujeres, niños, viejos, etc. y en su manejo delicado de la pintura, el Impresionismo de Osborne es cercano al de Berthe Morisot.

Él supo capturar en sus pinturas una atmósfera de gente en un jardín en un verano por la tarde, con un espíritu de relajación Impresionista cercano a Renoir y Monet. De la evidencia de estas pocas telas de sus últimos años, Osborne puede ser el único artista irlandés al que con razón podríamos llamar “un Impresionista irlandés”. A comienzos de los años 80, O'Kelly visitó Co. Galway, permaneciendo en Salruck cerca del puerto de Killary, una de las partes más remotas del oeste. O'Kelly viajó a Egipto a mediados de los años 80, pintando en y alrededor de El Cairo. Las escenas de bazares, mezquitas, calles y desiertos fueron reflejadas en sus pinturas durante los pocos años siguientes.