Quiros, Cesáreo Bernaldo de

Argentino

Gualeguay, Entre Ríos, 27 de mayo de 1879 - Vicente López, Buenos Aires, 29 de mayo de 1968

Su padre, Julio Bernaldo de Quiros, emigró en 1855 desde el país vasco a Uruguay, para establecerse posteriormente en Gualeguay, provincia de Entre Ríos, Argentina, donde fue designado Intendente en 1880 y tuvo nueve hijos. Ya a los ocho años comenzó a usar pinceles, y cuando cuenta 16, fallece su madre, lo cual hizo que su padre lo enviara a estudiar a Buenos Aires. En el club Español conoce a Vicente Nicolau Cotanda, un estupendo pintor valenciano y que fue su primer maestro.

Autorretrato de Cesáreo Bernaldo de Quiros

Luego ingresa a la Academia de la Sociedad Estímulo de Bellas Artes donde tiene como maestros a Angel Della Valle y a Reynaldo Giúdice, y en noviembre de 1899 obtiene la beca Europa que consistía en viajar a Italia, y una mensualidad de 300 pesos por tres años, para costear los estudios.

Allí se perfecciona y recibe incluso una mención en la Bienal de Venecia con una obra de grandes dimensiones, "De vuelta de la pesca", en 1901. En 1905 viaja a España vinculándose con Zuloaga y Sorolla, haciéndolo más tarde a París, Florencia y Cerdeña. Viaja también a Mallorca donde realizará algunas de sus obras más luminosas a través de su estancia durante casi una década. Incluso una de sus obras integró la Exposición Internacional de Roma en 1905.

En Florencia conoce a María Antonelli, una bella mujer de tan solo 18 años que se había casado tres años antes con un médico de la aristocracia florentina que le llevaba 25. Se enamora y ante el escándalo huyen a Cerdeña, ya que el marido despechado había jurado venganza. María fue la madre de sus dos hijos, Carlota y Mario, la niña falleció cuando contaba veinte años, y Mario fue un prestigioso periodista y director del Diario El Mundo en Buenos Aires.

Vuelve a la Argentina en 1906 y realiza, en el Salón Costa, su primera muestra individual; ayuda a fundar e integra el "Grupo Nexus".  En la exposición hubo gran éxito de prensa y de público, pero de venta no hubo buenas noticias. El Ministro Federico Pinedo logra que el Congreso de la Nación adquiriera dos de sus obras en 6.500 pesos, una verdadera fortuna para la época. En 1907 el Museo de Arte Moderno de Barcelona había adquirido una obra suya, "Los Segadores".

Viaja nuevamente a Europa y se establece durante cinco años, realizando algunas de sus más bellas obras, tanto en Florencia como en Mallorca, donde partía para escapar del frío invierno florentino.

Vuelve a Gualeguay en 1910 para preparar las obras con que participaría en la Exposición Internacional del Centenario. Presenta 26 obras que fueron exhibidas en una sala individual y obtiene el Gran Premio y medalla de oro, y el gobierno de Entre Ríos le adquiere en 20.000 pesos su "Carrera de Sortija en Día Patrio" obra inspirada en la que realizara su maestro Della Valle en 1893.

En su villa en Setiggiano lo visitan Pettoruti, Dresco, Curatella Manes, Falcini y Zorrilla de San Martín. También alquila un importante departamento en París donde se reunía toda la bohemia de la ciudad luz. Era una lujosa mansión que constaba de dos plantas y donde realizó una memorable exposición en 1914. Cuando estalla la guerra retorna a la Argentina y obtiene el Premio Adquisición del Salón Nacional, envía también "Ave de presa".

En julio de1915 el Presidente de la Nación, Victorino de la Plaza inaugura una fabulosa muestra con 72 de sus obras.

El éxito es enorme en todos los órdenes. Realiza el retrato de la señorita Delia Moyano y la prensa se ocupa ampliamente de esta obra que es comparada con la que realizara Prilidiano Pueyrredón de Manuelita Rosas. Continúan sus éxitos en salones y exposiciones, tanto en nuestro país como en Uruguay y Chile, y se instala en un amplio taller en el Rosedal de Palermo. Proyecta unas importantes pinturas murales para el Jockey Club de Rosario.

Pero las raíces lo tiran y se instala en Médanos, Entre Ríos, en la estancia de los Saenz Valiente para reflejar la historia de su tierra y de sus hombres. Allí realiza la fabulosa serie de Los Gauchos, treinta maravillosas obras que fueron exhibidas en 1927, en Los Amigos del Arte.

Cesáreo quiere mostrar ese conjunto, la epopeya de estos gauchos que hicieron la Argentina grande. Expone las obras en Amigos del Arte de Buenos Aires (1928), y luego en el Círculo de Bellas Artes de Madrid (1929), en el Real Círculo Ecuestre de Barcelona, en el Museo Nacional de Berlín (1930), en la Tate Gallery de Londres (1931), en el Museo Jeu de Pomme de París, en la Hispanic Society of America, New York (1932), Museo Palacio de la Legión de Honor, San Francisco; National Gallery of Art, Washington (1933). Regresa a París y expone en Galería Charpentier 40 obras. Regresa en octubre de 1936 a la Argentina luego de ocho años de exitosa campaña internacional.

Desde el punto de vista estrictamente pictórico, Quiros es tributario de las corrientes realistas, pero en su obra se aprecia la influencia Impresionista de su amigo Sorolla.

Fué profesor en la Escuela Nacional de Artes Decorativas y presidente de la Academia Nacional de Bellas Artes.

En 1942 adquiere un terreno de 260 hectáreas sobre las barrancas del río Paraná, cerca de la ciudad homónima, donde instala su vivienda, creando un museo con una vasta colección de armas, muebles, adornos y objetos de gran valor artístico.

Realiza una exposición en el Museo Nacional de Bellas Artes y en 1947 adquiere unos terrenos donde se encontraban antiguas caballerizas en la calle Monasterio, en Vicente López, que serían su último hogar.
En 1960 se casa con Yole Lanzelotti, "Loló" que era una excelente soprano y fue una importante compañera para el maestro. En 1965 por ley 14.587 se acepta la donación de las 30 pinturas de la serie de "Los Gauchos" por parte del maestro a la Nación Argentina con cargo de que fueran expuestas rotativamente en el Museo Nacional de Bellas Artes en una sala que llevara su nombre, cosa que nunca se ha cumplido.

Obtuvo numerosas distinciones en el país y en el exterior, siendo su obra especialmente valorada por coleccionistas nacionales y extranjeros.

Cesáreo murió dos días después de haber cumplido 89 años. Realizó 87 exposiciones individuales durante su vida.