Rouart, Henri Stanislas

Francés

París, 1833 - París, 2 de enero de 1912

Ingeniero, industrial, inventor, pintor y coleccionista de arte injustamente olvidado al hablar del Impresionismo.
Era amigo de Edgar Degas, de quien había sido compañero de estudios en el Liceo Louis-le-Grand de París y junto al que participó en la guerra franco-prusiana de 1870, en la que fue capitán de artillería. Entró en contacto con los pintores del grupo Impresionista y participó en siete de las ocho exposiciones Impresionistas organizadas por el grupo. Previamente, entre 1868 y 1872, había expuesto en el Salón de París, la exposición oficial anual de la Academia de Bellas Artes. Fue esencialmente un paisajista, influido por la manera de los pintores de la Escuela de Barbizon, en particular Jean-François Millet y Camille Corot, de quienes recibió enseñanza. Produjo sobre todo acuarelas.

Retrato de Rouart

Ingeniero de profesión, trabajó los campos de la mecánica, la refrigeración y la metalurgia. Produjo varios inventos, como un sistema de transmisión neumática de envíos postales, un método de fabricación de hielo artificial o un motor con aletas exteriores que permitían la refrigeración.

Además de como pintor, Rouart también fue importante para el Impresionismo en su calidad de coleccionista, pues sus compras de cuadros ayudaban económicamente a sus compañeros.

Henri Rouart en su casa fotografiado por Edgar Degas

Su séquito se compone de los más grandes artistas, ya sean pintores, escritores o músicos, y en este ambiente ecléctico e intelectual, familia Rouart se encuentra en "el corazón" de una revolución artística. Paisajista y retratista, Henri Rouart es un artista cuyo talento fue reconocido tanto por sus pares como por la crítica que lo hizo notar desde la primera exposición Impresionista en 1874.

En sus paisajes presta especial atención a la representación de los árboles, como lo muestra su obra, "La Grille Saint Lucie à la Queue en Brie”, cuadro que pertenece a la memoria colectiva, mientras que el nombre del autor se hundió en el olvido.

La pasión de Henri Rouart por el arte es evidente. Su pintura, “Le Salon-Atelier de la rue de Lisbonne”, revela paredes adornadas con una profusión de pinturas y estanterías cubiertas de esculturas. Esta "pasión" admiró a Paul Signac: "[...] desde arriba hasta abajo, la casa está llena de cuadros en todas las habitaciones, en los vestíbulos, escaleras, paredes de la línea del suelo al techo. Ya no hay un lugar vacío. Es una profusión de maravillas: Corot, Delacroix, Millet, Jongkind, Courbet, Daumier, Degas. Vi tantas cosas que salí como aturdido. Los más claros recuerdos que he guardado son los de un boceto de Delacroix, "Le Meurtre de Jean Sans Peur”, y un gran retrato de una mujer en azul de Rendir, de 1874 [...]»

Retrato de Henri Rouart por Edgar Degas

De hecho, este mecenas reunió una de las más hermosas colecciones de finales del siglo XX: óleos de Chardin, Fragonard, de Cezanne, bronces de Barye, torsos greco-romanos, esmalte chino ... Henri Rouart finalmente recibe los honores que merece, en un ambiente íntimo y en un marco digno de los paisajes impresionistas que le eran tan queridos.

Rouart vivió entre París y la localidad de La Queue-en-Brie, de la que fue elegido alcalde el 22 de febrero de 1881. Durante su mandato puso en marcha una sociedad de socorros mutuos para la prestación de atención médica a quienes no pudiesen costeársela. A su muerte, se subastó su colección particular, en la que se encontraban, además de obras impresionistas, telas de El Greco, Goya, Poussin o Brueghel.
Su hijo Ernest Rouart se casó en 1900 con Julie Manet, hija de la pintora impresionista Berthe Morisot y de Eugène Manet, hermano del pintor Edouard Manet.