Ruby, Claire

Húngara

Losonc, 1932

Empezó a pintar a la edad de cuatro años. Reconocida como una niña de gran talento en Hungría, su habilidad le permitió ganar una beca a la  Academia de Bellas Artes de Budapest, donde aprendió fundamentos, principios y rígida disciplina. Paralelamente, inició estudios de piano. Cuando era una muchacha, tuvo que decidir entre pintura y piano clásico. Ella escogió la pintura porque: "En música hay reglas rígidas, más horas y horas de práctica  repetitiva, en cambio en la pintura nunca te repites. Cada tela es una oportunidad para expresar un nuevo sentimiento”. 

Claire Ruby

Ella sentía que nunca había suficiente tiempo en un día para practicar ambas; su opción fue la pintura, pero su goce de la música inspira y complementa su arte.

En 1950, a la edad de 18 años y con el estímulo de su padre, emigró a los Estados Unidos donde continuó sus estudios en el Chicago Art Institute, donde aprendió pintura de la figura humana y otras formas de bellas artes.   Después de la realización de sus estudios, Claire trabajó por un breve periodo en el campo del arte  comercial. Entre 1952 y 1955 estudió  con artistas tan profesionalmente inspiradores como Turtle, Grant, Eccles y Vickery. 

Casada en los Estados Unidos, su marido Bill la animó a realizar su propia pintura, en lugar del arte comercial. Ruby, desde entonces, se ha hecho bien conocida por sus ricas escenas Impresionistas llenas de color. Claire pinta a menudo patos, gansos o pollos como los recuerda de su niñez. Pinta figuras en escenas íntimas o al aire libre, a veces con los animales mencionados.

Las pinturas al óleo de la Impresionista Claire Ruby son proyecciones íntimas de sus sentimientos hacia la tela; son ellas las únicas y líricas expresiones de estos sentimientos espontáneos que encantan al observador.   Prefiriendo pintar principalmente en óleo, aunque trabajando de vez en cuando en otros materiales como pastel y acuarela, ella sigue un disciplinado calendario diario de pintura.

Claire considera que el Impresionismo es una de las maneras más bellas de expresar el sentimiento de un artista sobre un tema, y su trabajo evidencia su compromiso profesional con el buen arte.