Ruiz de la Casa, Angel

Español

Madrid, 1938

Nació y creció en Madrid, España. Siendo muchacho se sintió atraído por el movimiento Impresionista, especialmente por Claude Monet y Joaquín Sorolla, los grandes maestros del color y la luz. Desde la infancia el joven Ángel prefirió dibujar y pintar en lugar de jugar con otros niños. Él dice, “…es obvio que yo nací para pintar.” Su familia no podía permitirse muchos lujos en la vida, por lo que el joven artista asistió a la Escuela Estatal de Artes y Oficios de Madrid. Una vez que terminó su aprendizaje fue a trabajar en los estudios de tres grandes maestros: D. José Bardasano, D.J. Molina Núñez, y D.A. Núñes de Celis.

Jardín de las monjas

Bajo su tutelaje aprendió las facetas prácticas de la profesión que no siempre se enseñan en las escuelas más formales.

Pintando desde las  9 de la mañana hasta las  6 de la tarde, Ruiz pasaba el resto de su tiempo leyendo e investigando nuevos temas para llevar a sus espectadores.  

Las obras de Ruiz de la Casa están diseminadas entre muchas personas muy conocidas en Europa, principalmente a lo largo de España, y se encuentran en colecciones privadas de políticos, doctores y otros artistas. Su trabajo ha aparecido en exhibiciones a lo largo de España, Holanda, Bélgica, Alemania, México y los Estados Unidos.