Santiago, Martín

Argentino

Buenos Aires, 1908 - Deán Funes, Córdoba, 1989

Este serio exponente del arte Argentino se formó artísticamente con los escultores Alfredo BigattI y Céssr Sforza.

Luego estudió en la Asociación Estímulo de Bellas Artes y en la Academia Nacional.

Retrato de Santiago pintando en su estudio

Desde 1929 se radicó en Deán Funes (Córdoba) y allí trabajó al lado de Fernando Fader, recibiendo sabias lecciones, que modelaron su personalidad artística. Paisajista de nota. Santiago supo sintetizar los motivos que captaba su visión y con rica paleta los vertía en sus óleos. El desierto blanco de las Salinas Grandes –imagen plástica de no fácil captación- fue llevado a la tela por este gran pintor, con gran fuerza expresiva. Figuras humanas, flores, árboles, montañas y demás elementos del Norte cordobés, cobran reflejos vivientes en óleos que adquieren valor de arte.

Decorador  de valía, es suya la pintura de la Iglesia de Tulumba (Cúpulas y muros). Fue docente en el Colegio Nacional de Deán Funes. Participó en salones oficiales en 1939, 1946, 1957 y 1959 en La Plata, Rosario, Mar del Plata, Córdoba, Santiago del Estero, Bahía Blanca, Tucumán, Santa Rosa (La Pampa). Individualmente expuso en Buenos Aires en los años 1936, 1938, 1940, 1942, 1947 y 1958; en Córdoba en 1950, en La Rioja en 1948, en Tucumán, Mendoza, San Juan, San Rafael, San Luis y Santiago del Estero. Obtuvo el 1º Premio en 1938 y 1939 en Córdoba, premio en Tucumán en 1938 y Premio al Paisaje Argentino (Salón Nacional 1959).

Arboles en contraluz
El espejo