Schryver, Louis Marie de

Francés.................................................................................................................................................................................Impresionista

Paris, 12 de octubre de 1862 - Paris, 6 de diciembre de 1942 

Nació en un entorno intelectual. Su padre era un conocido periodista. Sus predisposiciones artísticas aparecen muy rápidamente y, en 1876, a la edad de 13 años, expuso en el Salón de la Academia de Bellas Artes. Propone dos bodegones florales: "Margaritas y Crisantemos", "Violetas y Flores de Primavera". El joven de Schryver tiene un don excepcional para pintar puesto que hasta ese momento no había estudiado bajo la responsabilidad de un maestro. Pero al año siguiente ingresó en el estudio de Philippe Rousseau (1816-1887), un pintor de paisajes y escenas de género. Sigue exponiendo en el Salón mientras estudia con Rousseau.

Louis Marie de Schryver

En 1879, ganó una medalla de bronce en la Feria Mundial de Sydney por su pintura "Les Lilas". En 1886, abrió un estudio en París, rue Pergolèse, y recurrió a la representación de escenas de la vida cotidiana en la ciudad, a menudo con una vendedora de flores con sus clientes. Este tema, constantemente abordado, le permitirá ganar fama internacional y beneficios financieros; comienza a recibir encargos para pintar retratos de personas de la sociedad parisiense. En 1888, se convirtió en miembro de la Sociedad de Artistas Franceses. En 1891, trabajó en el estudio del pintor y retratista orientalista Gabriel Ferrier (1847-1914), que era un famoso maestro. Completa su formación y se impone en el arte del retrato. En la Exposición Universal de 1900 en París, ganó una medalla de oro. El mismo año, compra una casa en Neuilly y se instala allí. En 1901, expuso en el Salón una pintura llamada "Lesbiennes" que causa un escándalo y debe ser eliminada de la exposición. A principios del siglo XX, se dirigió hacia la pintura de carreras de autos, cambiando su estilo hacia el Impresionismo. Pero, este tema y estilo no alcanzan el éxito comercial, Schryver luego regresa a sus temas favoritos: retratos, naturalezas muertas y escenas de la vida en París.

Después de la Primera Guerra Mundial, desde 1919 a 1925, viajó a la Renania ocupada para crear paisajes. Sigue exhibiendo esporádicamente en los Salones, en el intertanto las profundas evoluciones artísticas de finales del siglo XIX no han acabado con la pintura académica. Queda para esta pintura una clientela muy importante, totalmente hermética a las innovaciones estéticas de la época (Impresionismo, fauvismo, cubismo, etc.). Pintores talentosos responden a esta demanda. Louis Marie de Schryver es uno de esos artistas que hacen soñar a la burguesía al proponer una imagen idealizada y poética de sí misma. Excelente técnico, permanece en la estética de la representación, a veces intentando algunas incursiones del lado del Impresionismo (Place de l'Opera, 1921), pero totalmente inacabado.

De Schryver no tiene mucho que decirnos sobre su percepción de la realidad. Por otro lado, es muy hábil para transformar la vida cotidiana urbana en un verdadero cuento de hadas (Arc de Triomphe, París, 1886). Las flores lo fascinan porque puede usarlas para decorar sus composiciones con un rico cromatismo que transforma una avenida ordinaria en un paraíso terrenal. Así es como seduce a su clientela. Sus burguesas son hermosas, elegantes y, obviamente, tienen poco más que hacer que comprar flores. Están dirigidos a los vendedores de flores con un aspecto ligeramente apretado que refleja su superioridad. Así, el artista adula a su público reforzándolo en los estereotipos sociales de la Belle Epoque.

De Schryver fue un talentoso retratista, capaz de jugar en varios registros de acuerdo con los deseos de sus patrocinadores. El retrato académico (Retrato de una niña con un abrigo rojo, 1898) se codea con el retrato Impresionista (Marielle, 1898). Regresó a Neuilly muchas veces y, de tanto en tanto a París, donde murió a la edad de 80 años.