Sisley, Alfred

Inglés

París, Francia,  30 de octubre de 1839 - †Moret-sur-Loing, Francia, 29 de enero de 1899

Hijo de padres ingleses, con 18 años  fue enviado a Inglaterra para aprender el idioma y realizar estudios de comercio, contrarios a sus deseos artísticos. Conoce las obras de John Constable, Richard Bonnington y William Turner. De regreso a París en 1861, ingresa en el taller de dibujo y pintura del académico Charles Gabriel Gleyre, donde conoció a Claude Monet, Jean Bazille y Pierre Auguste Renoir. A pesar de permanecer la mayor parte de su vida en Francia, conservço la nacionalidad inglesa.

Retrato de Sisley

Abandonan el taller para realizar la totalidad de la obra al aire libre, buscando transmitir la sensación visual en su estado inmediato. Dedicó todos sus esfuerzos al paisaje y aportó con su obra una nueva forma de entender el género que nace del conocimiento de la pintura romántica inglesa, se suma a la tradición de los paisajistas franceses y a la del resto de pintores Impresionistas, y da lugar a uno de los capítulos más líricos y armoniosos del movimiento. Estudia los efectos de la atmósfera y las transparencias en el agua; el paisaje será su género predilecto.

Retrato de Sisley con su esposa por Renoir-1868

Participó en los salones de 1866, 1868 y 1870 en los que presentó diversos cuadros.

Su situación económica fue holgada hasta el inicio de la guerra franco-prusiana en 1871, lo que supuso la quiebra del negocio familiar del que Sisley recibía una pensión para poder dedicarse a la pintura.

En esos años difíciles, residió en diversas localidades en los alrededores del bosque de Louvicennes; aquí es donde Sisley define su método, caracterizado por la exploración del mismo paisaje en condiciones climatológicas diversas y desde puntos de vista distintos.

Algunas de estas obras fueron presentadas en 1874, en la que sería la primera exposición del movimiento Impresionista y lo continuaría haciendo en 1876, 1877 y 1882.  

Sisley fue eminentemente un pintor paisajista, que se distinguió de sus colegas Impresionistas por la decisiva intervención en sus cuadros de los elementos más imponderables: el agua, la nieve, el cielo, la niebla, de tal forma que ha sido considerado, junto a Monet, como uno de los impresionistas más puros.

Entre 1872 y 1880 realizó lo mejor de su producción: paisajes de gran espontaneidad de los alrededores de París, de Marly, Louveciennes, Bougival, Sèvres, Saint-Cloud o Meudon.

Sus obras más destacadas son "El Sena en Bougival" (c. 1872, Galería de Arte de la Universidad de Yale, New Haven, Connecticut), "La inundación en Port-Marly" (1876, París, Museo del Louvre) y "Una calle en Moret" (1888, Instituto de Arte de Chicago).

Se estableció en Moret-sur-Loing, localidad en la que falleció de cáncer como había vivido, en la pobreza, antes de poder contemplar cómo sus cuadros, que en angustiosos momentos de penuria había vendido a precios irrisorios, al poco de su muerte comenzaban a ser apreciados por la crítica y el público y alcanzaban elevadas cotizaciones en el mercado artístico.

 
Alfred Sisley retratado por Renoir