Tafuri, Clemente

Italiano

Salerno, 18 de agosto de 1903 - Genova, 11 de diciembre de 1971  

Se interesó desde pequeño por el dibujo, mostrando notables habilidades. Frecuentó la Accademia di Belle Arti di Napoli, demostrando desde el comienzo una predisposición innata para la pintura, y la tendencia hacia una pintura vivaz, nutrida de color y de calor, muy cerca del Impresionismo por su temática.

En 1924 recibe encargo del Ministero para pintar figuras alegóricas; en el ínter tanto efectuó varias muestras personales que le brindaron notoriedad. La Accademia d'Italia le concedió el Premio della Pittura y se le encomienda el retrato del principe de Savoia. Se casó con Donna Anna Ester Librico, a quien retrató con su hijo Gianni en brazos.

Retrato de Tafuri

Se le considera uno de los mayores artistas figurativos italianos del siglo XX. Hijo de la gran tradición del siglo XIX, se dedicó a reconstruir en sus telas la vida y la esencia de su tiempo, la tragedia de la historia (la guerra y las catástrofes de nuestra época por ejemplo) con un dramatismo y una potencia que lo acercan todavía más a los grandes maestros del pasado, Velasquez y Rembrandt entre los primeros. Sus obras se encuentran en los más importantes museos (el Museo Vaticano entre otros) y en las más prestigiosas colecciones privadas. Numerosas son las muestras personales y colectivas en las mayores ciudades europeas.

Pietro Annigoni lo recuerda con estas palabras: "En la pintura de Clemente Tefuri la verdad asume una elocuencia y una fuerza comunicativa que revelan cómo el Artista ha sido el digno heredero de una tradición, que está hecha de color, pero también de música, de natural armonía, de calor humano. Su pericia de diseñador se suma a la exuberancia de una naturaleza en la cual la luz del mediodía acrecienta el sabor de las frutas que aquella maravillosa tierra produce".

Refiriéndose a sus ilustraciones de guerra, dice Antonio Patrick De Saint-Leu en La Revue Moderne de Paris, 1951: "… Él da a la pintura un significado humano, y en alguna forma una ilustración de la guerra tras los hombres en la lucha por la vida; y de ahí derivan esas representaciones reales de miseria y de gloria… El artista demuestra un arte del cual no se pueden temer los excesos….".

Su hijo Lucio, nacido en 1954, heredó las enormes condiciones del padre y ha desarrollado una brillante carrera como pintor realista. Se puede visitar su página web:    http://www.luciotafuri.com.