Tessandori, Luis

Argentino

Buenos Aires, 1897 - La Población, Córdoba, 1974

Estudió en la Academia Nacional de Bellas Artes, de donde egresó en 1917. Invitado por su maestro Fernando Fader, viaja a Deán Funes a trabajar en plein air. Fascinado por el paisaje cordobés, se instala en San Javier y luego definitivamente en un poblado inigualable al pie de las Sierras Grandes: La Población, provincia de Córdoba. Comienza a pintar los paisajes de Traslasierra y los retrata con tanto detalle, transmitiendo la verdadera belleza de los lugares y expresando en su poética un amplio contenido social.

Retrato de Tessandori

Representa al trabajador de campo en múltiples faenas, utilizando una amplia paleta tonal acorde con el paisaje rural, incorporando en su temática la vegetación autóctona y la arquitectura popular. Exaltó por medio del género costumbrista, el paisaje, su gente, los animales, creando un universo personal, inédito.

El análisis minucioso y hasta científico de Fader y la fuerza incólume de Cesáreo Bernaldo de Quirós, que también fue su maestro, se atisban en sus primeras experiencias. A partir de 1930, aproximadamente se despoja de la influencia de sus maestros y recala en un naturalismo exacerbado, cuya búsqueda está dirigida a plasmar el alma del paisaje serrano. Transita por el Impresionismo, fiel exponente en la captación de la luz y en la habilidad para bosquejar y pintar al aire libre. Su obra “Tala” es una de las mejores expresiones de esta tendencia.

Posteriormente acentúa su poder de síntesis hasta llegar a signos que, nos remiten a los poscubistas por ejemplo “Amor toruno” y “Siesta” que son testimonio de un profundo valor iconográfico. Reconocido en la historia y la crítica de arte como el más relevante animalista argentino, les confiere  a los animales serranos: vacas, cabras, caballos, chivos y burros gran soltura dibujística. Consubstanciado con la región, expresa en su poética un amplio contenido social.

Representa al trabajador de campo en sus múltiples faenas: “Tarea de campo”. Incorpora la vegetación autóctona,  la luz cambiante, las sierras estereotipadas, la arquitectura religiosa: “Iglesia de San Luis” del siglo XVIII, al espacio circundante. De este modo se adentra en una exploración de tangible sensibilidad, convirtiéndose en uno de los más destacados artistas argentinos y el mayor exponente del oeste cordobés.

El repertorio iconográfico refleja la respuesta emocional del artista frente a los escenarios naturales, plasma al óleo de una manera imponente hasta retórica, pasa naturalmente de las grandes dimensiones con figuras monumentales que recuerda a la estética mural, al pequeño formato. La serie de dibujos ejecutados en lápiz, carboncillo, sepia y tinta nos muestra un riguroso tratamiento espacial llegando a un  dominio lineal notable: “Caballos con montura”.

Utilizando arcilla de la zona modeló objetos cerámicos. Coherente con la temática pictórica y el dibujo sólido los trasladó al relieve, obteniendo piezas de formas originales: “Burros”.Sus obras se hallan en los principales Museos y colecciones del país y del exterior.

Realizó numerosas muestras individuales y colectivas junto a sus grandes amigos: Spilimbergo, Quinquela Martín, Berni, Castagnino, Figari. La trayectoria del artista registra las más altas distinciones nacionales e internacionales:
Primer Premio Salón Nacional de Bellas Artes (1931), Primer Premio Salón Nacional Sesquicentenario (1966), Gran Premio de Honor Presidente de la Nación Argentina. Salón Anual de Rosario (1954), Segundo Premio en el Salón Nacional de Bellas Artes (1925), Segundo Premio Municipal Salón Nacional (1930), Premio Eduardo Sívori Salón Nacional de Bellas Artes (1927), Tercer Premio en el Salón Nacional de Bellas Artes (1924), Tercer Premio Municipal Salón Nacional (1929), Tercer Premio Ministro de Agricultura Salón Nacional (1946), Premio "Sadao Andó" Salón Nacional (1950), Premio adquisición Ministerio de Ejército Salón Nacional (1953).

Recientemente fue premiado por la Cámara de comercio de la histórica ciudad de Lucca, Italia, entre sus treinta y siete hijos más notables en todo el mundo.

Luis Tessandori es un paradigma de la plástica argentina. Nos ha legado una obra auténticamente personal, única, logrando combinar la armonía con el sentimiento, interpreta los momentos efímeros de la vida con magistral poesía. El “Atelier de Luis Tessandori”, emplazado en su propiedad, abierto al público desde 1999, atesora obras patrimoniales y se ha convertido en el centro cultural y artístico más destacado de la zona, como patrimonio tangible e intangible; es un destino emblemático en La Población, con óleos, acuarelas, dibujos en sepia, carbonilla, lápiz y bocetos. Se exhiben cerámicas, objetos personales, fotografías, documentación, premios y condecoraciones. Además de pintor, fue gran ceramista y músico.