Thompson, Richard Earl

Estadounidense

Chicago, 1914- Wisconsin, 1991

Niño prodigio, estudió en 1930 y 1931 en la Chicago Academy of Fine Art a la edad de 15 años,  Richard  fue tomado bajo la protección de Frederick Grant, alumno de William Merritt Chase, uno de los grandes pintores de América. De allí continuó en la American Academy of Art (1932-1933) y luego en el Chicago Art Institute entre 1935 y 1937 para estudiar bajo Louis Ritman.  Fue muy influenciado por los trabajos de los Impresionistas franceses y por Chase, Duveneck, Enneking y C.F. Ryder. Sentía fuertemente que el entrenamiento fundamental de dibujo, color y composición recibidos en esos primeros días le proporcionaron la base legítima para desarrollar su técnica madura.

Dotado tanto artística como musicalmente, a la edad de 18 años tomó la decisión de seguir una carrera como pintor en lugar de estudiar ópera. 

Retrato de Thompson - 1989

Sentía que tenía que pintar para vivir plenamente.  Thompson comparó a menudo la pintura con la música y sentía que ambos eran semejantes, sólo comunicación en diferentes formas.

Richard Thompson y su esposa

Fue profesor de arte en la American Academy of Art antes de hacerse ilustrador independiente durante la Gran Depresión para Anheuser-Busch, Standard Oil y Miller Brewing Company.  La combinación de la Depresión con la rebelión de la era del arte moderno, y la necesidad de apoyar a una familia, le permitieron a Thompson escoger una temprana carrera en arte  comercial. Trabajó con Haddon Sundbloom que creó muchos de los famosos posters de la Coca-Cola.  También entre sus créditos comerciales de arte están los famosos  World War II Warbond Posters, que le encargó pintar el gobierno de los Estados Unidos.
Distinguido y muy exitoso en su carrera de arte comercial nunca dejó Richard Thompson su ambición de dedicarse a la carrera de las "bellas artes", para la que había  estudiado. En 1959, con la ilustración comercial siendo paulatinamente reemplazada por la fotografía, se dedicó a la pintura como carrera a tiempo completo.

Thompson acreditó sus antecedentes de arte comercial como ayuda en su habilidad para hacer tan bien figuras y combinar paisajes y trabajos figurativos tan dramáticamente.

Sensible al matiz, Thompson vivió una vida muy especial entre la naturaleza en los bosques de Wisconsin y en las orillas de Florida Key apoyado por su encantadora esposa, Mary Munn durante sus años muy productivos de pintor.   Los coleccionistas y admiradores de las personales expresiones de la naturaleza de Richard Earl Thompson que él llamaba sus "momentos pequeños de tiempo" se sentían capturados y tocados para siempre, complacido el espíritu y llena el alma de alegría.

 
Richard Earl Thompson en su jardín - 1977

Su primera exposición individual fue en la Guildhall Galleries de Chicago (1959) y siguieron otras en las Grinnel Galleries (Illinois), Art Originals Gallery (Milwaukee), Harriett Crane Galleries (Ohio) The Gallery (Palm Beach), J.P. Kelp Gallery (Texas) y en otras partes. Aunque los críticos lo llamaron "el Monet de Wisconsin", él prefirió ser él mismo y no aceptó ser catalogado así.

Permaneciendo un poco solitario para encontrar bastante tiempo para pintar todos los días,  era miembro del Palette and Chisel Club (Chicago) y del Salmagundi Club (Nueva York).  Sus muestras individuales en museos incluyeron el Berstrorm Art Center, Neenah, Wisconsin, Leigh Yawkey Woodson Art Museum, Wausau, Wisconsin, la R.W. Norton Gallery, Shreveport, Los Angeles.

Hasta su muerte Thompson mantuvo estudios en Wisconsin y Florida y su hijo homónimo instaló en San Francisco una próspera galería para destacar el trabajo de Richard Earl Thompson hasta 1988. El artista buscó pintar tan verídicamente y con precisión en plein air la diversidad, complejidad, enredos y esplendores excepcionales encontrados en el paisaje natural. Pintando en manchas rápidas, borrones y salpicaduras, el Impresionismo de Thompson acopla pasajes realistas o construcciones de línea dura enfocada con tapices anchos, más sueltos de pintura opaca o translúcida. Interesado en la luz, la sombra, los reflejos, la distancia, el concepto y el movimiento, Thompson capturaba en sus telas los momentos fugaces que de otro modo podían pasar inadvertidos o no ser registrados.