Twachtman, John Henry

Estadounidense

Cincinnati, Ohio, 1853 - †Gloucester, Massachusets, 1902

Hijo de inmigrantes alemanes, nació en Estados Unidos y recibió su primera educación artística en el Mechanics Institute de Ohio. En 1871 se matriculó en la McMicken School of Design donde estudió con Frank Duveneck, quien acababa de volver luego de varios años de trabajo en Munich. A instancias de Duveneck, Twachtman viajó a Munich y se matriculó en la Academia Real de Bellas Artes. Allí rápidamente adquirió habilidad en el modelado de formas, la tonalidad oscura y diestro manejo del pincel. Armado con estas habilidades viajó a Venecia, buscando aplicarlos al ambiente luminoso y aéreo de la ciudad, pero con resultados mixtos.

Retrato de Twachtman

En 1883 viajó a París para estudiar en la Julian Académie y sufrió una reacción violenta contra su educación pardusca de Munich. Profundamente impresionado por la pintura de Whistler y los Impresionistas, y animado por Theodore Robinson y Childe Hassam, se volcó hacia una paleta ligera y una más abstracta simplificación de las formas. Durante sus años en Francia produjo el trabajo más popular y provechoso de su carrera. Incitado quizás por los delicados y evocadores pasteles Venecianos de Whistler, Twachtman ahora redujo los detalles y con los amplios, finos planos de colores gris y verde produjo telas magníficamente simples y sugestivas como “Arques-la-Bataille” (1885), actualmente en el Metropolitan Museum of Art, proclamando maravillosamente la influencia japonesa.

En 1887 Twachtman regresó a Estados Unidos y se instaló en un cortijo viejo rodeado de diecisiete acres en Cos Cob, Connecticut. Cerca, su colega más cercano y más íntimo amigo, J. Alden Weir, acababa también de instalarse. Aunque Twachtman disfrutara de varias cálidas amistades en la comunidad artística, era esencialmente "un solitario", un hombre malhumorado propenso a ataques de depresión y más a gusto conversando con la naturaleza.

En su nuevo hogar Twachtman encontraba o fabricaba formas naturales, las que pintó repetidamente y en todas las estaciones. Prefirió pintar primeros planos, "bits" (fragmentos), como él los llamó, más bien que amplias vistas panorámicas. Con horizonte alto o sin él, estos a menudo eran pintados sobre telas cuadradas, que estabilizaban la imagen reduciendo al mínimo la dinámica del movimiento en cualquier dirección. Dentro de estos parámetros su fuerte sentido del diseño y de la abstracción dio sólida estructura a su trabajo. Su manejo del pincel ahora se hizo más Impresionista y armonizó mejor para los efectos atmosféricos que él deseaba. Llegó a ser el más experto en la representación de escenas de invierno, estudios de la blancura, más tonalista que Impresionista.

Sin embargo su trabajo no fue solicitado por el público, lo que lo hizo caer en una gran depresión y desaliento. Dificultades domésticas produjeron su separación de su esposa y niños. En 1900 fue inducido a aventurar sus esfuerzos en otra dirección. Gloucester, Massachusetts, le ofreció un nuevo y diferente tema para sus pinceles. Con las pintorescas vistas marítimas de la primera ciudad pesquera de Nueva Inglaterra, su trabajo se alejó de las formas poco definidas de sus pinturas de Cos Cob, volcándose hacia una interpretación mucho más objetiva de los objetos. Los contornos sinuosos de arroyos y ventisqueros fueron substituidos por las formas geométricas del puerto y los navíos. Los ángulos substituyeron a las curvas y la estructura se hizo más explícita y central.

En 1897 fue uno de los fundadores del grupo de pintores llamado "The Ten", que integró junto con Benson, Tarbell, Dewing, De Camp, Simmons, Metcalf, Hassam, Weir y Reid. Luego de su temprana muerte, su lugar entre los Diez Pintores americanos fue ocupado por William Merritt Chase. 

Desgraciadamente el rejuvenecimiento de su arte fue breve; en agosto de 1902 una peritonitis terminó con su vida.