Vlaminck, Maurice de

Francés................................................................................................................................................................................IViolinista - Post-Impresionista

París, 4 de abril de 1876 - Rueil-la-Gadelière, Eure-et-Loir, 11 de octubre de 1958

Vlaminck provenía de una familia de músicos bohemios afincados en París. Formado como músico, se inició en pintura estudiando las obras expuestas en el Louvre y en las galerías de la calle Laffitte. En un primer momento Vlaminck no tenía intención de dedicarse a la pintura y su verdadera vocación era ser ciclista de profesión, que combinaba con dar clases de violín, trabajar como actor o escribir novelas eróticas para ganarse la vida.

Maurice de Vlaminck

Retrato de Maurice de Vlaminck por André Derain - 1905

Debido a una fiebre tifoidea que lo afecta a comienzos del siglo XX, Vlaminck abandonará el ciclismo y tras entrar en el ejército y conocer a André Derain, se convence de que quizá su futuro esté en la pintura. Junto a Derain forman un estudio donde ambos pintan y conviven creando una buena amistad. ​ Con anterioridad, Vlaminck siempre destacó por ser un pintor autodidacta, alejado de las academias que pintaba aquello que veía suceder alrededor suyo, bien fuera un incendio o el paso del Sena cerca de su casa.

Su amistad con Derain le llevará a conocer y acercarse a la obra de Vincent Van Gogh, sobre cuya obra se había mostrado una retrospectiva en París en 1901, la que le influirá en el colorido y la estética de sus obras; el conocimiento de la obra de Van Gogh sería determinante para él. Los experimentos pictóricos realizados junto a André Derain, unidos a los de Henri Matisse, desembocaron en el fauvismo, movimiento del que fue el más radical exponente (Árboles rojos, 1906). Básicamente paisajista, realizó también bodegones, cuadros de flores y algunos retratos.

En 1905, junto con Matisse, se presentará en el Salón de Otoño de París donde recibirán el nombre de “Les Fauves” (Los Salvajes) por su exposición. ​ También representará en esta etapa flores que cambian respecto a su etapa anterior, los colores son mucho más fríos y oscuros aunque la estructura es similar, basada en flores realizadas como manchas en la pintura.

Retrato de Maurice de Vlaminck por Constantin Terechkovitch

Llama la atención cómo van Gogh lo inspira aquí en la representación de las marcas de luz, de los árboles y del color. Después de la intervención en el Salón de otoño su fama aumenta y alcanzará los 6000 francos por encargo, muestra de su valía en ese momento. ​ El fovismo caerá en 1908 y Vlaminck se separará de Derain quien se acerca a las formas conceptuales de Picasso y Matisse mientras que Vlaminck los critica y prefiere investigar por su cuenta, rechazando los principios del academicismo.

En 1907 en París hay una retrospectiva de Paul Cézanne que visita y que le influye de tal manera que cambiará su manera de pintar. Prestará mucha más atención a la composición, defendiendo más la forma de los objetos y elementos representados. Se crean volúmenes sólidos que se encierran en masas que forman figuras geométricas... Esos colores fuertes y brillantes cambiarán a tonalidades suaves terminando así la fase fovista. Realizará también diferentes retratos que se acercan a Matisse en cuanto a las formas, pero se distancian en el color y la composición.

Busto de Maurice de Vlaminck en Rueil-la-Gadelière

Si el carácter sereno de Matisse transformaba el color en un elemento de gozosa sensualidad, Vlaminck lo utilizaba como un arma que arrojar contra la tradición. De carácter vehemente y apasionado, le movía una arrogancia airada que le llevaba a repudiar los museos y a extraer del color toda la fuerza expresiva. Hacia 1908, deja de lado el color puro, otorga solidez a los volúmenes, encierra las masas en contornos geométricos.

En 1911 viajará a Londres donde capta la atmósfera de la ciudad pintando ríos y puentes. Ya no habrá cambios sustanciales en su pintura, aunque sí en sus cielos que pasan a ser teatrales y tempestuosos. De Maurice de Vlaminck puede afirmarse que encarnó el verdadero espíritu fauvista. Con Vlaminck la pintura se convierte en trasunto de una vitalidad incontenible; sus paisajes son productos surgidos de la pasión. Su temperamento queda registrado en la tela por una pincelada nerviosa y unos empastes densos que potencian la agresividad cromática y la viveza expresiva y que presagian el expresionismo.

Sobre 1915, realiza una pintura expresionista de tonos sombríos y formas sumarias, camino que ha de llevarlo más tarde a una figuración realista.Su ego le hará luchar contra Hitler​ y ponerse en contra de Pablo Picasso. Vlaminck fue uno de los pintores que causaron escándalo en el Salón de otoño de 1905, que recibió el apelativo de «jaula de fieras», dando nombre al movimiento del que formaba parte junto a Henri Matisse, André Derain, Raoul Dufy y otros.

Tarde en su vida se instaló a vivir en el pueblo de Rueil-la-Gadelièreen la región de Centro, departamento de Eure-et-Loir, en el distrito de Dreux y cantón de Brezolles, donde murió a los 82 años de edad. En 1962 el pueblo en que vivió sus últimos años erigió un busto en su memoria, realizado por el escultor Paul Belmondo (1898-1982), con la leyenda "AU PEINTRE MAURICE VLAMINCK 1876-1958 SES ADMIRATEURS SES AMIS 1962"..